energía solar

Novedoso avance tecnológico para almacenar energía solar

La Universidad Tecnológica de Chalmers creó un sistema que permite capturar y almacenar la energía solar por 18 años.

La energía solar es una renovable variable porque, en su mayor parte, solo funciona cuando brilla el sol. Sin embargo, está un paso más cerca de convertirse en algo cotidiano gracias a un nuevo y “radical” avance científico que se está llevando a cabo en Suecia. ¿De qué se trata?

Esta historia empieza en la Universidad Tecnológica de Chalmers (Gotemburgo, Suecia) en 2017, cuando un grupo de científicos creó un sistema que permite capturar y almacenar la energía solar por hasta 18 años, liberándola en forma de calor cuando se necesite.

¿Por qué se habla de un avance radical? Porque por estos días, los investigadores consiguieron que el sistema produzca electricidad conectándolo a un generador termoeléctrico. “Significa que podemos utilizar la energía solar para producir electricidad independientemente del tiempo, la hora del día, la estación del año o la ubicación geográfica”, explica el director de la investigación, Kasper Moth-Poulsen, profesor del Departamento de Química e Ingeniería Química de Chalmers.

Aunque todavía está en sus primeras fases, el concepto desarrollado en Gotemburgo podría allanar el camino a la electrónica autocargable que utiliza la energía solar almacenada a demanda. “Estoy muy ilusionado con este trabajo. Esperamos que con el desarrollo futuro esto sea una parte importante del sistema energético”, añadió el investigador en declaraciones a Cell Reports Physical Science.

No hay dudas de que la tecnología de las renovables crece y avanza a un ritmo monumental. Se fabrican paneles solares a partir de cultivos de desecho que absorben la luz ultravioleta incluso en días nublados y también se han creado “paneles solares nocturnos” que funcionan incluso cuando se ha puesto el sol. Pero había una pregunta que nublaba el panorama: ¿cómo se puede almacenar la energía solar?

El sistema creado en Chalmers allá por 2017 se conoce como Sistema de Almacenamiento de Energía Solar Térmica Molecular (MOST, por el inglés Molecular Solar Thermal).

La tecnología se basa en una molécula especialmente diseñada de carbono, hidrógeno y nitrógeno que cambia de forma cuando entra en contacto con la luz solar. Se transforma en un “isómero rico en energía”, una molécula compuesta por los mismos átomos pero dispuestos de forma diferente. El isómero puede almacenarse en forma líquida para su uso posterior cuando se necesite, por ejemplo, por la noche o en pleno invierno.

Por otro lado, un catalizador libera la energía ahorrada en forma de calor y devuelve la molécula a su forma original, lista para ser utilizada de nuevo.

Con los años, los investigadores han perfeccionado el sistema hasta el punto de que ahora es posible almacenar la energía durante unos increíbles 18 años y lo hace en un chip “ultrafino” que convierte la energía solar almacenada en electricidad.

Los investigadores suecos enviaron su singular molécula, cargada de energía solar, a sus colegas de la Universidad Jiao Tong, de Shanghái. Allí liberaron la energía y la convirtieron en electricidad mediante el generador que habían desarrollado. Es decir, la luz solar sueca se enviaba al otro lado del mundo y se convertía en electricidad en China.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar