emisiones

Las emisiones de CO2 están lejos de las metas del Acuerdo de París

Se debe eliminar 1.000 millones de toneladas de emisiones de CO2 para 2025 para cumplir con el pacto contra el cambio climático, pero los proyectos en marcha cubren una parte mucho menor.

Por Susanna Twidale

LONDRES (Reuters) - Los proyectos en desarrollo eliminarán solo una fracción de la cantidad de emisiones de dióxido de carbono (CO2) del aire que debe extraerse para 2025 para cumplir con el objetivo climático global de París y evitar un calentamiento catastrófico, según indica un estudio.

Más de 190 países firmaron el acuerdo de París, diseñado para limitar el calentamiento global a 1,5 grados Celsius, pero pese a las promesas de grandes reducciones en las emisiones muchos científicos creen que se necesitarán de tecnologías para alcanzar el objetivo.

"Sin acciones para entregar una gigatonelada (Gt) de emisiones negativas a nivel mundial para 2025, mantener el calentamiento global dentro del objetivo del Acuerdo de París de 1,5°C será imposible", dijo el informe de la Coalición por las Emisiones Negativas (CNE, por sus siglas en inglés) y la consultora McKinsey.

Los proyectos de emisiones negativas incluyen bioenergía con tecnología para capturar y almacenar emisiones de carbono, y tecnología para directamente capturar y almacenar emisiones del aire y soluciones climáticas naturales.

Los países necesitarán eliminar 1.000 millones de toneladas de CO2 de la atmósfera para 2025, si el objetivo de París es cumplido, y más de 1.000 millones anualmente a partir de entonces.

La actual cartera de proyectos en desarrollo podría eliminar sólo alrededor de 150 millones de toneladas de CO2 para ese año, muy por debajo de lo que se necesita, de acuerdo al informe.

Los proyectos de emisiones negativas incluyen bioenergía con tecnología para capturar y almacenar emisiones de carbono, y tecnología para directamente capturar y almacenar emisiones del aire y soluciones climáticas naturales.

Actualmente, la tecnología de eliminación es cara y, aunque muchos países tienen iniciativas para poner un precio de las emisiones de CO2, los precios son demasiado bajos para fomentar nuevos proyectos.

En esta nota

Comentarios