emisiones

El plan maestro de la Unión Europea para reducir las emisiones

La UE discutirá ambiciosos planes para reducir las emisiones en la próxima década. El paquete "Fit for 55" se someterá a meses de negociaciones.

Por Kate Abnett

BRUSELAS, (Reuters) - La Unión Europea aspira a ponerse a la cabeza de las medidas de política climática entre los mayores emisores de gases de efecto invernadero del mundo esta semana, con una serie de ambiciosos planes diseñados para reducir drásticamente las emisiones durante la próxima década.

Si se aprueban, las políticas pondrán al bloque —tercera economía del mundo— en camino de cumplir su objetivo para 2030 de reducir las emisiones que calientan el planeta en un 55% respecto a los niveles de 1990.

El paquete "Fit for 55", que se publica este miércoles, se someterá a meses de negociaciones entre los 27 Estados miembros de la UE y en el Parlamento Europeo.

Otras grandes economías, como China y Estados Unidos —los dos mayores emisores del mundo— se han comprometido a alcanzar las cero emisiones netas, que, según los científicos, el mundo debe alcanzar en 2050 para evitar un cambio climático catastrófico.

Sin embargo, la UE es la primera en revisar su legislación para impulsar opciones más ecológicas en esta década entre los 25 millones de empresas y casi 500 millones de habitantes del bloque.

"Todo el mundo tiene un objetivo. Pero traducirlo en políticas que resulten en una reducción real de las emisiones es la parte más difícil", afirma Jos Delbeke, antiguo responsable político que desarrolló algunas de las políticas climáticas emblemáticas de la UE.

En 2019, la UE redujo sus emisiones en un 24% respecto a los niveles de 1990.

IEA-EMISSIONS.jpeg
FOTO DE ARCHIVO: Una columna de vapor y otras emisiones salen de una chimenea en Belgrado, Serbia, el 7 de febrero de 2012. REUTERS/Marko Djurica
FOTO DE ARCHIVO: Una columna de vapor y otras emisiones salen de una chimenea en Belgrado, Serbia, el 7 de febrero de 2012. REUTERS/Marko Djurica

AMPLIACIÓN DE LA ECONOMÍA

La Comisión Europea propondrá 12 medidas políticas dirigidas a la energía, la industria, el transporte y la calefacción de edificios.

Las emisiones del sector eléctrico europeo están disminuyendo rápidamente, pero otros sectores se han estancado.

Las emisiones de los coches, los aviones y los barcos, que representan una cuarta parte del total de la UE, están aumentando. Los edificios producen un tercio de las emisiones del bloque y, al igual que las fábricas europeas, muchos hogares utilizan calefacción alimentada con combustibles fósiles.

El proyecto de medidas pretende animar a empresas y consumidores a elegir opciones más ecológicas en lugar de las contaminantes.

El endurecimiento de las normas de CO2 de la UE para los automóviles podría prohibir la venta de nuevos vehículos de gasolina y diésel en 2035.

Por ejemplo, un borrador filtrado de una de las propuestas gravaría por primera vez el combustible de aviación contaminante y daría a los de bajas emisiones de carbono unas vacaciones fiscales de 10 años. También se espera que la reforma del mercado del carbono de la UE aumente los costes del CO2 para la industria manufacturera, las centrales eléctricas y las compañías aéreas, y obligue a los barcos a pagar por su contaminación.

La lista de propuestas es larga. El endurecimiento de las normas de CO2 de la UE para los automóviles podría prohibir la venta de nuevos vehículos de gasolina y diésel en 2035. Los países de la UE se enfrentarán a objetivos más ambiciosos de expansión de las energías renovables.

Bruselas también anunciará los detalles de su primer arancel fronterizo sobre el carbono, dirigido a las importaciones de bienes producidos en el extranjero con altas emisiones, como el acero y el cemento. Esta medida ha puesto nerviosos a los socios comerciales de la UE, entre ellos Rusia y China.

LAS POLÍTICAS CLIMÁTICAS VUELVEN A CASA

El camino político que queda por delante será probablemente duro, ya que los países de la UE y el Parlamento Europeo tendrán que negociar las propuestas.

Los planes ya han puesto de manifiesto las conocidas diferencias entre los miembros occidentales y nórdicos del bloque, más ricos, en los que las ventas de vehículos eléctricos se están disparando, y los países orientales, más pobres, preocupados por el coste social que supondría el abandono del carbón en sus economías.

Las propuestas empujarían a la industria de la UE a invertir en costosas tecnologías verdes. Adelantarse podría dar a las empresas europeas una ventaja competitiva en los mercados mundiales de nuevos productos.

Las capitales de la UE están especialmente preocupadas por el plan de la Comisión Europea de poner en marcha un mercado del carbono para el transporte y la calefacción doméstica, que podría aumentar las facturas de los hogares.

La Comisión ha prometido un fondo social para proteger a los hogares de bajos ingresos de los costes, y está instando a los países a utilizar el fondo de recuperación de la COVID-19 de la UE, dotado con 800.000 millones de euros, para ayudar a la gente a aislar sus hogares y crear puestos de trabajo en tecnologías limpias como el hidrógeno.

Al hacer que las políticas climáticas sean más visibles que nunca para los ciudadanos de la UE, "Fit for 55" va a poner a prueba el apoyo público a una acción climática ambiciosa.

CAMBIO-CLIMATICO-CONFERENCIA.jpeg
Imagen de archivo del logo de Naciones Unidas en una ventana de un pasillo vacío en la sede la Organización de Naciones Unidas durante el debate de alto nivel de la Asamblea General anual 75 en Nueva
Imagen de archivo del logo de Naciones Unidas en una ventana de un pasillo vacío en la sede la Organización de Naciones Unidas durante el debate de alto nivel de la Asamblea General anual 75 en Nueva

"No se puede ocultar que este paquete llega en medio de una enorme crisis socioeconómica", dijo Manon Dufour, del grupo de reflexión independiente sobre el cambio climático E3G. La UE "tiene que ser aún más cuidadosa con las repercusiones sociales".

Los responsables políticos también se preparan para una fuerte presión desde el sector industrial. Los sectores europeos del acero y el cemento ya están luchando contra los planes para acabar con los permisos gratuitos de emisiones de CO2 y algunos de los sectores que van a estar cubiertos por la tarifa fronteriza del carbono dicen que no quieren ser incluidos.

Los anteriores intentos de endurecer las normas de CO2 para los fabricantes de automóviles se han enfrentado a una feroz oposición de la industria. Pero con gigantes europeos como Volkswagen comprometidos a poner fin a las ventas de coches con motor de combustión en Europa en la década de 2030, algunos Estados dicen que ahora es el momento de poner en línea a los rezagados.

"La Comisión tiene que abrir los ojos: ahora es el momento de plasmarlo en la legislación", dijo un diplomático de la UE en relación con la posible propuesta de prohibir la venta de coches nuevos con motor de combustión para 2035.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE SER EL PRIMERO

Con su paquete de medidas, pionero en el mundo, la UE también pretende reforzar su posición de liderazgo mundial en materia climática. Sin embargo, no está claro si esto será suficiente para que otras grandes economías adopten medidas igualmente ambiciosas en la conferencia de la ONU sobre el clima que se celebrará en noviembre en Glasgow (Escocia).

"El reto es que otros grandes actores —China y Estados Unidos en concreto— se suban al carro", dijo Tom Rivett-Carnac, principal estratega político de la ONU en el período previo al Acuerdo de París de 2015. "Está por ver si la UE puede conseguirlo diplomáticamente".

Bruselas dice que ha llegado el momento de globalizar las políticas climáticas de Europa. Gran parte del impulso diplomático necesario será el arancel fronterizo sobre el carbono, que, según la UE, pondrá a sus empresas en igualdad de condiciones con sus competidores de países con políticas de carbono más relajadas.

Las propuestas también empujarían a la industria de la UE a invertir en costosas tecnologías verdes. Adelantarse podría dar a las empresas europeas una ventaja competitiva en los mercados mundiales de nuevos productos, como el acero bajo en carbono producido a partir de hidrógeno verde, pero producir esos productos costará más a los fabricantes.

"Al final de esta transformación, nuestra economía será mucho mejor y podremos controlar la crisis climática", declaró la semana pasada a la CNN Frans Timmermans, comisario de la UE encargado de la política climática del bloque. "Y de eso se trata".

En esta nota

Comentarios