pymes

La confianza de las pymes con los proveedores está rota

El grifo de las importaciones está abierto, pero la llegada de insumos está atada a la disponibilidad de divisas. Las pymes en una encrucijada.

Vaca Muerta necesita insumos. Los planes estipulados para este año marcan un crecimiento pequeño con respecto al 2023, y se espera que el 2025 sea el gran despegue del shale.

Tal como viene informando +e, el problema estará situado en la falta de perforadores, ya que durante el año pasado el ritmo de etapas de fractura tuvo que mermar debido a la baja cantidad de pozos. El nuevo cuello de botella son los perforadores y las empresas buscan la manera de traer nuevos equipos para acelerar las tareas en la formación no convencional.

Otro de los puntos que preocupa en la industria hidrocarburífera es la falta de insumos. Si bien el grifo de importaciones está abierto y se eliminaron cualquier tipo de restricciones como las SIRAS, la falta de divisas sigue siendo un problema.

En diálogo con este medio, Leandro Capasso, presidente de la Cámara de Proveedores de la Industria Petro Energética (CAPIPE), explicó que las autorizaciones para las importaciones salen de forma inmediata, pero la dificultad sigue estando en el pago del stock de la deuda o en el pago del anticipo de las nuevas provisiones.

“Hay muchas empresas, más que nada las pymes, que quizás no tengan casa matriz en el exterior, y han sufrido la pérdida de confianza con los proveedores en el extranjero”, describió.

El panorama no es nuevo. Es una continuidad de los últimos años ante la falta de dólares que aqueja al país y ha generado que Argentina sea considerada como un Estado que no honra sus deudas. “Las empresas les dicen a sus proveedores ‘ahora te voy a pagar así’ y al otro día le dicen ‘te voy a pagar así’, y posiblemente no se cumpla con ninguna de las dos. Y los proveedores te contestan que ‘si no cumpliste con una y otra, ¿por qué te voy a creer que lo vas a pagar de esta manera?’”, afirmó Capasso.

Show me the money” es una de las frases que más escuchan las pymes ante su incurrencia en la cadena de pagos.

Las dificultades de las pymes

El inconveniente se agrava para las empresas que cuentan con una casa matriz o no pueden fondearse en el exterior para poder hacerle frente a los pagos. Esto genera que las compañías no cuenten con mercadería o se queden sin stock. “Más allá de que cada uno tiene su particularidad, cada caso es especial, no es lo mismo, y no todas las empresas tienen la misma espalda. ¿Cómo está hoy en general? Hoy la confianza está rota. La relación que existía entre el proveedor y el fabricante local o nacional está rota”, destacó el presidente de CAPIPE.

Históricamente, las pymes solo hacían frente a las importaciones con pagos anticipados y parte de crédito. El proveedor recibía fondos anticipados o gran parte de los fondos anticipados para la mercadería. Las transacciones se hacían con un 30% de anticipo y un 70% contra despacho. Todo eso está destruido.

“Hoy no podés pagar un anticipo. Hoy ningún proveedor del extranjero está financiando a una pyme. La realidad te marca que hay un problema de pagos, y la confianza hoy no existe. Más que nada porque ya varias veces le has corrido la cancha y la visión. Entonces el proveedor ya no confía en las pymes. Entiendo que las empresas más grandes tienen otro diálogo, otros volúmenes, y tienen mejores formas de financiar y fondear dinero en el exterior”, comparó Capasso.

Un año marcado por la incertidumbre

En CAPIPE proyectan que el panorama se mantendrá y que será muy parecido a lo que se vivió durante el 2023, donde la demanda de los productos e insumos que fabrican las pymes esté en alza con mucho volumen y con la problemática de poder abastecer esa demanda con una oferta un poco limitada debido a la falta de insumos.

Lo que requiere la industria es variado. Los pedidos van desde varillas para el sistema de bombeo en un pozo petrolero, hasta computadoras y productos químicos, forman el amplio arco de productos que suman masa crítica a los faltantes.

“Hoy está faltando acero inoxidable y eso afecta a todo lo que se produce con este material. Hay problemas con elementos de instrumentación, radios, y equipos de sistema shutdown. La llegada de plástico también tiene muchos problemas. Hoy en día se ha mejorado un poco porque pudo entrar un poco de mercadería para las empresas que pudieron hacer algún pago. Pero después seguimos más o menos con la situación de noviembre del año pasado”, aseguró Capasso.

Los próximos meses son duros y hay esperanza de que la situación cambie a partir de julio. “Entiendo y lo que espero que el segundo semestre del año empiece a mejorar esos ingresos de insumos importados para poder abastecer las producciones locales e ir recuperando la confianza de los proveedores. El mercado del oil&gas creo que no debería sufrir alteraciones o entiendo que va a seguir con la misma demanda de insumos”, analizó el presidente de la Cámara.

En esta nota

Dejá tu comentario