Crexell: "El barril criollo está más que justificado"

El empresario neuquino analizó el contexto de las pymes en medio de la crisis de la industria y la llegada del precio sostén del crudo.

La industria petrolera enfrenta una compleja situación con variables que van desde la baja del precio internacional del petróleo hasta el desplome de la demanda global como consecuencia de las medidas de aislamiento de los distintos países. El empresario neuquino Nicolás Crexell, titular de Transporte Crexell, analizó el contexto y dijo que las empresas debían apuntar a una mayor eficiencia para afrontar los tiempos post pandemia. A continuación la entrevista realizada por la periodista Carla Barbuto para el portal Realidad Económica.

¿Cómo describe la situación de las empresas de servicios?

Es muy difícil por todo lo que está aconteciendo a nivel mundial, ni siquiera es una cuestión nacional o provincial. Creo que viene una readecuación en la forma de trabajar con mucha mayor eficiencia. Todos tenemos que ser conscientes que no nos afecta sólo la baja del precio del petróleo y que para que podamos sostener el nivel de actividad hay que buscar la mayor eficiencia.

¿Qué implica esa mayor eficiencia?

Estoy pensando en que hay muchas pérdidas de tiempo, quizá en trámites burocráticos o permisos de tránsito -que trabajan de lunes a viernes y nosotros, todos los días-. Hay una serie de ineficiencias que se pueden tratar de otra manera. También está el tema de trabajar online que hace que se evite todo lo que sea papeles. Otra de las cosas es la gente; hay muchos que trabajan y mucho y creo que deben capacitarse y tratar de aprender a manejar los equipos nuevos y no perder el tiempo. Hoy el tiempo es plata y en la Argentina eso no se está considerando como en otros lugares del mundo. Habrá que empezar a tenerlo en cuenta.

¿Cómo piensa que serán los próximos meses?

Creo que serán difíciles, duros pero entiendo que en la medida en que se empiece a mover la economía (con la flexibilización que se está dando de una manera paulatina en el país), comenzará una mayor provisión de bienes y servicios y mayor consumo de combustibles. Esto permite que las empresas tengan mayor caja y puedan mantenerse.

En ese escenario se necesitará hacer una serie de trabajos en los yacimientos, que son de mantenimiento, y genera bastante trabajo. Quizá no haya grandes obras o perforación pero sí mantenimiento y Argentina necesita muchos servicios para poder mantener la producción.

¿Por qué se demora el “barril criollo”?

Creo que es un poco complicado cuando el petróleo está tan bajo en el mundo. Pero está subiendo semana a semana y si bien a algunos les parece que no es el momento oportuno, creo que es necesario sí o sí porque además se mantienen iguales los precios en el surtidor a pesar de la baja del barril en el mundo.

Más allá que creo que es necesario sí o sí para mantener a las empresas. Argentina no puede competir con Arabia Saudita o países petroleros porque nuestros costos son más altos.

También dinamiza la economía, se pagan un montón de impuestos y te evita girar dólares al exterior para importarlo. Creo que el barril criollo está más que justificado porque la plata queda en el país.

¿Cree que ese precio sostén es suficiente para levantar Vaca Muerta?

Creo que es un principio de acuerdo para empezar a trabajar, para exportar petróleo, que era lo que se pensaba que sucedería, va a pasar un tiempo largo. El barril criollo es un paliativo para el momento que transitamos. Por otro lado, por ahora no creo que sea el momento para exportar como se tenía previsto, a no ser a países cercanos como Chile o Brasil y salvo excedentes que no sean refinados y que no puedan dejarse en depósito por falta de tanques disponibles.

¿Escuchó las declaraciones del ministro de Medioambiente, Juan Cabandié, en las que señaló que «los residuos de la actividad petrolera son alarmantes»?

Las leí y creo que Cabandié comete un error en ir contra las empresas diciendo que contaminan, acá se trabaja mucho y bien. Creo que quizá el problema está en la secretaría de Medioambiente de la Provincia porque no fiscaliza como corresponde. Creo que las empresas, que en su mayoría cotizan en bolsa y no pueden tener pasivos ambientales, son muy serias y están comprometidas con el medioambiente. Las tratadoras están sobrepasadas de trabajo y los rellenos de seguridad no siempre cumplen con la normativa. Es algo que tiene solución, se puede mejorar y es muy necesario el control de policía de la secretaría.

Es decir, a mi criterio hacen falta más controles pero se ha trabajado mucho en la provincia en materia ambiental tanto en el aspecto normativo, con reglas muy exigentes, como en la remediación de pasivos ambientales del pasado y del presente.

¿Cree que cambiarán los requisitos medioambientales para operar en la cuenca?

No creo que deban cambiar. El problema es que no obligan a que se cumplan las leyes y no se hacen los tratamientos que se deben a los materiales contaminados. Diría el punto central es que se cumplan las leyes y se hagan los controles y se trate como mandan las normas.

¿Sobrevivirán las empresas de servicios más chicas o vamos hacia un escenario de concentración?

Creo que no sería bueno que se diera una concentración, creo que sería bueno que se mantengan todas las empresas que han estado trabajando y, sobre todo, las empresas neuquinas y que ocupan mano de obra neuquina.

Quizá daría menos lugar a las que vinieron de afuera con la explosión de Vaca Muerta por la expectativa de más trabajo y que no se está dando. Ahí la Provincia debería ser bastante estricta a la hora de defender a las empresas que trabajan en el territorio.

¿Están dadas las condiciones para esa defensa cerrada?

No me refiero a prohibir que trabajen sino a que tengan ciertos requisitos como que tributen en la Provincia o que tomen empleados neuquinos. Hay una serie de cosas que se pueden hacer.

Si estuviera frente al presidente Alberto Fernández, ¿qué le pediría/diría?

Le sugeriría que dé prioridad a las empresas neuquinas y al autoabastecimiento argentino y que se pueda exportar una cantidad importante sin afectar las reservas. Asegurar el autoabastecimiento y la exportación de los saldos. Creo que es muy importante para el país poder exportar los commodities ya sea del campo o del petróleo y gas.

Creo que Alberto Fernández va a defender el trabajo y no dejar que el mercado local esté expuesto a la libre importación, que no es aplicable en la Argentina.

También le pediría la industrialización en origen, usar más gas en la generación eléctrica, construir más gasoductos y utilizar más el gas para el transporte público y privado con nuevas tecnologías.

En esta nota

    Comentarios