Compre Neuquino

"Vamos a controlar el desarrollo de proveedores de las operadoras"

Diálogo con Anabel Lucero Idizarri, gerenta general del Centro Pyme-Adeneu, sobre la reglamentación de la nueva ley de Compre Neuquino.

En mayo, la Legislatura aprobó por amplia mayoría la modificación a la ley de Compre Neuquino, una norma que busca fortalecer el desarrollo de la cadena de valor local en la industria hidrocarburífera y minera de la provincia. La nueva ley 3338 establecía un esquema para fortalecer el desarrollo de los proveedores locales en la cadena de valor de la industria en cuestión. La ley fue reglamentada y se anuncian días de intensas reuniones para ponerla en marcha.

En diálogo con Realidad económica (LU5), Anabel Lucero Idizarri, gerenta general del Centro Pyme-Adeneu, dijo: “Ya está en vigencia y nos toca difundir y pedir a las operadoras información respecto de las contrataciones que se han hecho y de los planes de contratación a futuro y de desarrollo de proveedores”. ¿Cuál será el rol del Centro Pyme-Adeneu con la norma?.

–La nueva Ley de Compre Neuquino obliga a operadoras y grandes empresas de servicios a contratar pymes locales e implementar programas de desarrollo de proveedores. ¿Se consensuó esta norma?

Sí, trabajamos con el sector privado. Desde el inicio del tratamiento en la Legislatura se debatió con las distintas cámaras, tanto las pymes locales como las cámaras que agrupan a las operadoras, y con los sindicatos. Se logró una ley consensuada entre los diferentes sectores.

De la misma forma se trabajó en la reglamentación, que es la instancia en la que uno entra en el detalle de la ejecución de cada artículo de la ley. Y esto se compartió con las empresas locales, con la federación de empresas de energía de Neuquén y con las cámaras que nuclean a las operadoras. Ha sido muy consensuada con el sector privado y se publicó en el Boletín Oficial, así que ya podemos empezar con la ejecución y en eso estamos.

–Ya se aprobó y ya se reglamentó, ¿qué pasos siguen?

Ahora empieza la difusión, la explicación a cada empresa para exponer punto por punto los artículos de la ley, tanto a las obligadas como a las beneficiarias. Ya está en vigencia y nos toca difundir y pedir a las operadoras información respecto de las contrataciones que se han hecho y de los planes de contratación a futuro y de desarrollo de proveedores. Este es otro de los puntos clave de la ley.

Vamos a controlar el desarrollo de proveedores de las operadoras para que se involucren con pymes locales y también vamos a identificar a aquellas que no llegan a cotizar porque quizá tengan problemas de productividad o falta de certificaciones. Debo decir que también se incluyen planes de desarrollo de capacitación, asistencia técnica y de innovación para que puedan cotizar.

–Se ha planteado la dificultad para obtener el certificado, sobre todo por deudas impositivas.

Lo que ha pasado es que la ley anterior era muy restrictiva en cuanto a la antigüedad que la empresa debía tener en Neuquén para considerarse neuquina. Y esas son cosas que con esta ley se corrigieron porque hubo una evolución en el último tiempo. Esta ley incluye cinco cuestiones para considerarse neuquina, que tienen que ver con cuánta actividad tiene en la provincia, la composición social y el domicilio de la sede, el empleo local también se puntualiza, así como la base de oficinas. Esto es lo que permite identificar a una empresa neuquina y se divide en Clase A -aquellas que cumplen con más del 80% de las variables ponderadas- y Clase B -las compañías que alcanzan un mínimo del 65% para demostrar el agregado de valor de sus operaciones en la provincia-.

Este es el punto clave y nos va a permitir que de las 110 empresas que tenemos hoy certificadas pasemos a las 1200. Este es el mayor cambio en relación con la ley anterior. Teniendo en cuenta a todo el universo pyme neuquino, es importante que se certifiquen porque eso va a permitir hacer uso pleno de la ley y que las operadoras hagan el trabajo de contratar cada vez más empresas neuquinas.

Si hay una empresa neuquina Clase A que cotiza una licitación hasta un 9% más de la mejor oferta, la operadora está obligada a llamarla y ofrecerle mejorar la oferta; si la iguala, está obligada a contratarla.

En esta nota

Comentarios