Comodoro Rivadavia

Marcados a fuego: incendios en pozos petroleros en la historia de la industria

Desde el primer incendio en Comodoro Rivadavia hasta el incidente en Plottier en una perforación de Pluspetrol, pasando por Filo Morado y el pozo en Loma La Lata Oeste que puso en alerta a YPF en la última semana.

La fuga de gas comenzó el sábado 14 pero no pudo detenerse, hasta que el domingo siguiente comenzó el fuego en el pozo LLLO X-2. El evento ocurrido en el área Loma La Lata Oeste es el más impactante y llamativo, además después de que la compañía confirmara que tardaría de 15 a 21 días sofocar el incendio y estabilizar la locación. La empresa estadounidense Wild Well Control colabora con las tareas de contención.

El poz LLLO X-2 recibió apoyo logístico este sábado cuando un avión de la empresa de Houston trajo al aeropuerto de Neuquén equipos especiales y hasta un camión con lanza para meterse en la boca del pozo. Sin embargo, este incendio activa la memoria de muchos trabajadores del sector y la población de otros pozos que atravesaron similares situaciones a lo largo del tiempo.

La llama de gran volumen es impactante desde el punto de vista visual, pero en estas circunstancias es preferible que haya tomado ignición por razones de seguridad. Esto es porque así se puede mantener las instalaciones en esas condiciones hasta que se realicen las tareas de ahogo sin dispersar gas tóxico o dañino para quienes estén cerca -que son unos 200 operarios desplegados por YPF además de los 10 técnicos estadounidenses-.

  • Pozo 1513 de Pluspetrol

En la historia reciente, todavía queda en la retina el fuego del pozo que operaba Pluspetrol en Plottier, en 2013, que adicionalmente trajo como polémica la cercanía de las instalaciones petroleras a zonas urbanas.

El fuego permaneció durante una semana y Pluspetrol convocó a la empresa Boots and Coots –que por ese tiempo Halliburton tramitaba su compra para ampliar la cartera de servicios a la industria-. El pozo 1513 del yacimiento Centenario de Pluspetrol ardió, en total, por 109 horas y demandó unas doce horas más para su total y seguro control.

Aunque parezca paradójico, es mejor el encendido del fuego para evitar la propagación de gas explosivo o gases tóxicos, así se evitan peligros mayores. Aunque, claro está, el de Pottier tenía como problema adicional que estaba, junto a otros tres equipos de perforación, a unos 230 metros de los barrios 106 y 109 viviendas y al loteo social I.

  • Filo Morado 19, la valentía ypefiana

Más atrás en el tiempo, en 1988 se producía un incidente en Filo Morado. El pozo de YPF ardió durante 64 días desde el viernes 27 de mayo de aquel año. El pozo entró en combustión y el mástil cayó 30 minutos después, cuando la temperatura superaba los 700 grados y las llamas llegaban a los 81metros de altura.

En aquella época, la identificación de los ypefianos con la empresa estatal permitió ponerle el cuerpo al incendio. Época del Plan Houston y donde también se hablaba de privatizar parcialmente la compañía, los operarios mostraron el respeto que tenían por la industria donde trabajaban.

Embed

Los ypefianos que ayudaron a controlar el fuego con sus propias herramientas y cuerpos, en cuadrillas de unos 100 trabajadores, cuando no era fácil contratar empresas especializadas como Boots and Coots o Wild Well Cotrol, recibieron reconocimientos por sus tareas.

  • El Pozo N° 5 de Comodoro Rivadavia

El primer accidente con víctimas fatales en la industria petrolera puede remontarse al 10 de noviembre de 1909, en los albores de la industria hidrocarburífera argentina, donde el operario alemán Ernesto Mohwinkel y el ruso Ivan Mokan perdieron la vida en la explosión del pozo N° 5. En 2015, estos trabajadores fueron homenajeados en Comodoro Rivadavia con un monolito en Km 5, en el lugar donde ocurrió el accidente.

La Dirección General de Explotación del Petróleo de Comodoro Rivadavia operaba después del hallazgo de crudo el 13 de diciembre de 1907 como una empresa. Para justificar el envío de fondos, presentó una nota ante el Ministerio de Agricultura, del cual dependía, y detalló qué había ocurrido con cada uno de los pozos realizados hasta 1911. Al respecto del Pozo n° 5, que tardó varios meses en sofocarse, hicieron un breve repaso.

“Esta perforación fue contratada con una compañía particular quien dio principio a sus trabajos el 14 de septiembre de 1909 y tuvo que suspenderlos el 10 de noviembre del mismo año a la profundidad de 149 metros, por haberse inflamado en la boca del pozo los gases, que a esa profundidad surgieron en enorme cantidad. Hemos podido verificar la llama algo disminuida, sin embargo, que producían aún los gases en enero de 191 1, es decir, más de un año después”, detalla aquel informe.

En esta nota

Comentarios