combustibles

Molina: "Queremos la convivencia junto a Vaca Muerta"

Claudio Molina, director Ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, plantea una nueva ley para el sector, en medio del debate que se da en el Congreso.

Para el director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, Claudio Molina, el primer y mayor desafío para el cortísimo plazo es lograr que la Secretaría de Energía de la Nación retome con el cumplimiento del marco normativo vigente, a fin de permitir que el segmento de la industria de biocombustibles que opera en el mercado interno retome su actividad con normalidad.

“Las plantas de biodiesel que atienden la demanda local están paradas desde agosto y, desde noviembre, comenzó un creciente paro de la industria de bioetanol. A esta altura es insostenible el grado de judicialización que existe como consecuencia de la falta de respeto al marco normativo por parte de la Autoridad de Aplicación”, describe Molina en diálogo con +e. “Probablemente, la peor herencia que recibió el secretario de Energía, Darío Martínez, es la que nos trata. El problema fue generado por las gestiones que le precedieron y la situación actual llega a ser explosiva, no admite más plazo de espera”, asegura.

Una vez que se retome la actividad tal como indica el directivo, la cadena de valor de los biocombustibles buscará una nueva ley nacional que la regule, más allá de que la actual Ley 26.093 finalmente se prorrogue.

“La prórroga es solo una medida transitoria para evitar que se caiga el Programa Nacional de Biocombustibles, tomando en cuenta que el vencimiento original de la referida ley opera el próximo 12 de mayo”, estima Molina, quien indica que con una nueva ley se deberían elevar los pisos de corte.

En el caso del gasoil con biodiesel, al 15 %, y en el caso de la nafta con bioetanol, al 15 % inicialmente, para luego llegar hasta un 27, 5 % de contenido de bioetanol como en Brasil, fijándose paralelamente la posibilidad de utilizarse bioetanol puro.

“Debemos tener en cuenta que los biocombustibles no puedan generar un reemplazo total de los combustibles minerales, pero son la mejor opción para el transporte en la transición energética. Por eso, es totalmente racional plantear la pacífica convivencia entre Vaca Muerta y la ´Vaca Viva´”, reclama el directivo.

¿Cómo debería ser la nueva ley de biocombustibles?

Con una nueva ley se debería homologar el uso de los vehículos con motores flex fuel y elevar los pisos de corte. En todos los casos, se deberían dejar surtidores de respaldo que contengan mezclas al 15% para la utilización por parte de los vehículos más viejos. Es necesario que favorezca también el desarrollo de otros combustibles líquidos y gaseosos, como el biogas-biometano y el biojet, al tiempo que debe establecer incentivos para abrir paso al desarrollo de los biocombustibles avanzados.

Debe mantenerse el encuadre tributario actual para la venta de biocombustibles puros, en paralelo a la desgravación de la que goza el gas vehicular. Los Impuestos a los Combustibles Líquidos y el CO2 tienen como objetivo remediar los daños a la salud y al ambiente que respectivamente genera el uso de combustibles minerales, por lo que no corresponde aplicarlos a los combustibles limpios.

¿Cómo se define el precio de los bio?

El precio de los biocombustibles en el mercado interno se debe establecer a través de una fórmula polinómica que contemple los costos de producción y una utilidad razonable para un modelo de producción representativo, según lo establece el artículo 12 del Decreto Reglamentario 109/07. Ese precio debe ser publicado periódicamente por la Secretaría de Energía, pero lamentablemente no se está cumpliendo con esa obligación.

Desde 2010, es decir, a lo largo del período en que se desarrollaron las mezclas obligatorias entre gasoil y naftas, con biodiesel y bioetanol respectivamente, el precio promedio ponderado de la nafta en todo el país aumentó más de un 70 % en relación a similar aumento del bioetanol, y el precio del gasoil subió más de un 60 % con relación al aumento de precio del biodiesel respectivamente.

Esa distorsión demuestra el por qué de la crisis que afrontan los biocombustibles en el país.

¿Tienen alguna propuesta de ley concreta que los representa?

Entre todas las propuestas legislativas, consideramos que la mejor es la presentada por un grupo de diputados nacionales que tiene al legislador cordobés Carlos Gutiérrez como primer firmante.

Aborda de manera integrada la problemática de una agenda de los biocombustibles, entre ellos, se promueve el otorgamiento de una serie de incentivos que permitirán intensificar su uso de manera sustentable. Lamentablemente, todavía los biocombustibles no han alcanzado el grado de conocimiento necesario en muchos consumidores.

Un debate para abrir el 2021

Debate y polémica. Las empresas petroleras le vienen planteando al gobierno nacional salir del actual esquema de beneficios para los biocombustibles, ante el inminente vencimiento de una ley para el sector.

En Diputados. La prórroga de cuatro años del actual marco normativo fue aprobada por unanimidad el Senado. Ahora el debate llegará a la Cámara Baja. Hay sectores del oficialismo que se oponen. Sobre todo legisladores que representan a provincias petroleras, como Neuquén y Mendoza.

En esta nota

Comentarios