Chile

Por Vaca Muerta, vuelve a Chile el crudo neuquino

Las expectativas por la rehabilitación de Otasa están en el primer trimestre del 2023. El ducto está inactivo desde hace 16 años y el empuje de Vaca Muerta permitió las inversiones para que el shale neuquino tenga un nuevo mercado.

Tras especulaciones sobre una fecha de inicio de operaciones, Otasa (Oleoducto Trasandino) comenzará a operar en el mes de abril del 2023. En su discurso, durante el almuerzo organizado por el Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG) por el Día del Petróleo, la secretaria de Energía de la Nación, Flavia Royón, puso fecha al inicio del ducto que permitirá exportar crudo desde la provincia de Neuquén a Chile.

La funcionaria del Ministerio de Economía, que timonea Sergio Massa, aseguró que en marzo de 2023 el oleoducto permitirá iniciar la exportaciones de crudo por puertos chilenos y en abril estará a pleno.

En este momento, el sistema de evacuación de la Cuenca Neuquina tiene dos frentes en curso: el primero vinculado al acondicionamiento de las estaciones de bombeo e integridad estructural y el otro a la reversión del ducto de Oldelval hacia Puesto Hernández para poder cargar el ducto a Chile.

Entre las fiestas de Navidad y Año Nuevo, el presidente de YPF, Pablo González, volará al país vecino para visitar la refinería de Bío Bío con el fin de cerrar los acuerdos que permitan abastecerla de crudo de la cuenca neuquina. Allí, ENAP viene acondicionando sus instalaciones para procesar nuevos tipos de crudo, en especial livianos, con la mirada puesta en la concreción de este proyecto de Otasa.

Las obras de Oldelval

El CEO de Oleoductos del Valle (Oldelval), Ricardo Hosel, confirmó que el lunes terminaron de asignar las cuotas de crudo a las operadoras y cerca de fin de mes se firmarán los contratos para ocupar el proyecto Duplicar.

En paralelo, el directivo informó que a fines de marzo deben tener lista la reversión del ducto que va desde Medanito hasta Puesto Hernández para poder comenzar a inyectar unos 6000 metros cúbicos, que es el mínimo operable en el ducto. Esa operación comenzaría en abril, según confirmó un renombrado analista del sector durante el mitin realizado en el salón de conferencias de hotel Sheraton en Retiro, en la ciudad de Buenos Aires.

Las especulaciones de dirigentes de la provincia de Neuquén y de Nación aseguraban que Otasa comenzaría a funcionar a principios de 2023. El ducto es un elemento clave para evacuar la creciente producción de crudo de la cuenca y las empresas lo esperan con altas expectativas, sin embargo también circula una sombra sobre como se usará el ducto, de 16 pulgadas y 427 kilómetros que no funciona desde 2006.

Omar Gutiérrez Gobierno de Neuquén Otasa Oleoducto Trasandino (1).jpg
El gobernador Omar Gutiérrez y una comitiva de funcionarios recorrieron las obras de Otasa a fines de noviembre.

El gobernador Omar Gutiérrez y una comitiva de funcionarios recorrieron las obras de Otasa a fines de noviembre.

Los temas por resolver

El temor que embarga a algunas operadoras que producen petróleo y gas en la cuenca neuquina es la vigencia de los TNF (transporte no físico) compulsivos previstos en la reglamentación 540/21.

Los principales accionistas de Otasa son la chilena ENAP y la argentina YPF. Esta situación pone en alerta a los cargadores locales, quienes temen que YPF use su posición para exportar crudo y mediante el mecanismo de transporte no físico tome el crudo en Bahía Blanca para abastecer al mercado interno como prevé la ley de hidrocarburos (17319).

El otro tema pendiente de resolución está vinculado a los permisos de exportación. Chile pide determinada calidad de crudo y el Estado nacional debe garantizar permisos de largo plazo que permitan cumplir con los compromisos comerciales sin tener que tramitar pedidos cada semana.

El crudo que requerirá la refinería de Bío Bío es un poco más pesado, como el que producen La Amarga Chica, Loma Campana o Bajada del Palo (las dos primeras, áreas operadas por YPF; la segunda es de Vista).

El riesgo y lo que tiene miedo todo el mercado es que YPF se ponga a exportar por Otasa con un permiso de exportación anual y después cruce las exportaciones en Puerto Rosales para abastecer la refinería de La Plata. De acuerdo con la ley de expropiación, YPF tiene como objetivo primordial el autoabastecimiento energético. Y ahí surge el miedo de que exporte por Otasa y cruce exportaciones a otro cargador para abastecer su refinería. Va en contra de la ley de expropiación de YPF.

El propio presidente YPF dijo al presentar el proyecto de expansión del Oldelval, Otasa y OTE: “Nosotros no vamos a exportar hasta que esté el autoabastecimiento de nuestras refinerías”. Sin embargo, el temor del uso de los TNF con los independientes existe como una nube negra sobre el horizonte.

“Si YPF hace bien las cosas y tiene excedentes e invita a otros a exportar por Otasa en las mismas condiciones y no saca los pies del plato, va a andar bien; si no, va a haber una batalla campal”, confió un directivo de una empresa durante el almuerzo.

A fines de noviembre, el gobernador Omar Gutiérrez y una comitiva de funcionarios visitó la planta de Otasa en Rincón de los Sauces. La recorrida fue justo con el reinicio del bombeo que la empresa realizará en vistas al pasaje del scraper, la herramienta inteligente que tiene la misión de verificar la integridad del ducto.

Independientemente de la coyuntura nacional y su legislación, Chile buscará cerrar el abastecimiento para su refinería (un mix entre su import parity y el export parity argentino es rentable para las partes) y para exportar a Asia, aunque para esto último debe hacer importantes inversiones en su zona portuaria ademas de construir almacenamiento y una terminal para tangueros grandes tipo suezmax.

En esta nota

Comentarios