Chihuido I: las idas y vueltas de un megaproyecto que aún está latente

El financiamiento alemán por U$S 2250 millones es una opción a analizar. Después de siete años de pasar por las gestiones de Cristina y Macri, la represa hoy vuelve a estar en agenda.

El proyecto de la represa Chihuido I empieza a salir de ese mundo burocrático en el que está dando vueltas desde hace seis años, y la opción alemana empieza a tomar forma para financiar este mega obra multripropósito para regular las crecidas y generar más energía eléctrica disponible.

La novedad es que la Unidad Técnica Mixta de Evaluación y Seguimiento (Utmes) para la construcción el Aprovechamiento Multipropósito Chihuido I aceptó la nueva propuesta realizada por bancos alemanes y avanzar en tramitaciones para la firma del contrato de financiamiento, de acuerdo a lo que se informó oficialmente.

La obra demandará unos U$S 2250 millones y pasó en siete años de un intento de financiamiento ruso, otros chino y en estos meses se analiza la vía alemana.

“Desde el mes de marzo del presente año, venimos trabajando en conjunto con la Subsecretaría de Obras Hídricas, la Secretaría de Infraestructura y Políticas Hídricas del Ministerio de Obras Públicas, la Secretaría de Asuntos Estratégicos, la Secretaría de Gestión Administrativa, el Ministerio de Economía, los representantes de la Provincia de Neuquen y de CAMMESA en la reactivación del proyecto de construcción de la represa”, descató en su momento el secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez.

Hidroeléctrica Chihuido.jpg
La represa Chihuido I arrastra años de dilaciones.

La represa Chihuido I arrastra años de dilaciones.

Hace una semana, el secretario de Infraestructura y Política Hídrica del Ministerio de Obras Públicas de la Nación, Carlos Rodríguez, tuvo otro encuentro con las autoridades neuquinas y miembros de la Utmes para avanzar en la licitación.

La historia de la central hidroeléctrica Chihuidos tiene un gran componente político, desde el impuso que le dio Cristina Kirchner en su momento hasta la idas y vueltas que tuvo con Mauricio Macri. Ahora, es el turno del presidente Alberto Fernández.

Las gestiones se remonta a finales el 19 de diciembre de 2014, cuando se conoció la apertura de los sobres de adjudicación del proyecto valuado millonario. En ese momento el ganador fue el consorcio Helport, la constructora del empresario Eduardo Eurnekian. La licitación tenía, como condición, aportar el financiamiento para la obra. Helport se hizo del contrato con la promesa de que sería un crédito de la Corporación Estatal Banco de Desarrollo y Comercio Exterior de la Federación Rusa el que aporte los dólares para construir la central.

Pero después de que el gobierno kirchnerista perdió las elecciones en 2015, las condiciones comenzaron a cambiar de a poco para la obra. En 2017, las empresas rusas se retiraron del proyecto hidroeléctrico. El consorcio adjudicatario estaba integrado en su momento por Helport (41%), Panedile Argentina (31%), Jose J Chediack, Eleprint e Hidroeléctrica Ameghino y debió buscar nuevos socios para seguir.

Ahí apareció la empresa alemana Voith Hydro, que ofreció hacerse cargo del financiamiento a través de las entidades bancarias como Santander y Credit Suisse.

En un período de cuatro años el financiamiento cayó en un agujero negro. Desde los despachos oficiales de Nación conocían que la licitación no iba a prosperar, debido a que el concurso de precios tenía como una condición necesaria el aporte de financiamiento. Es decir, que si se caía ese requisito, había que llamar a nuevas ofertas y el proceso de adjudicación nunca avanzó.

A principios de marzo pasado y junto a la empresa estatal de ese país asiático PowerChina, denuncian una “flagrante alteración” de la propuesta inicial por no haber obtenido el financiamiento propuesto y aseguraron que, debido a ese problema, los cambios acaecidos encarecerían la obra.

Lo cierto es que ahora se espera el financiamiento alemán. Los integrantes del Utmes analizaron el dictamen pronunciado por la Oficina Nacional de Crédito Público (ONCP) por de la propuesta de financiamiento por parte de los bancos presentada por la UTE.

Detalles técnicos

La obra de Aprovechamiento Multipropósito Chihuido I, consiste en la construcción de una represa y una central ubicada en el tramo medio del río Neuquén en la zona central de la provincia de Neuquén, a 5,5 km aguas abajo de la confluencia con el río Agrio. Tendrá una potencia de 637 Mw y generará una energía media anual de 1750 Gwh, la mitad de la energía que produce hoy la Represa de El Chocón. Tendrá una altura 105 metros, 1.100 metros de longitud, y la central generadora contará con cuatro turbinas tipo Francis. La obra aportará mayor seguridad a las poblaciones de Alto Valle d ubicadas aguas abajo.

Comentarios