barriles

La trinidad del shale oil de YPF

La zona caliente de la empresa en Vaca Muerta la forman Loma Campana, La Amarga Chica y Bandurria Sur. Sacan el 42% del petróleo neuquino.

El éxito de Vaca Muerta, desde el inicio del boom en 2016, está centrado en la denominada zona caliente de YPF, en el corazón de Añelo: se trata de los yacimientos Loma Campana, Bandurria Sur y La Amarga Chica, que concentran el 42% de la producción de crudo de la provincia de Neuquén.

Sin la dinámica y el aprendizaje en la producción de estos tres bloques es muy difícil entender el potencial de la formación shale más grande de América del Sur y que cambió a toda la industria del petróleo en la Argentina.

Del total de 157.695 barriles de petróleo al día (bdp/d) que produjo Neuquén en noviembre, 66.369 bdp/d salieron de las tres áreas mencionadas, operadas por YPF. Precisamente fueron 39.561 bdp/en Loma Campana y 20.843 bdp/d en La Amarga Chica en ese mes.

Loma Campana es el yacimiento más estable, según un informe de la consultora RICSA realizado para +e de la producción de 2016 a 2020. En 2016 tuvo una producción acumulada de 10,1 millones de barriles mientras que, el año pasado los números ascendieron a 13,3 millones, un 31,3% más.

Si se lo mide en cantidad de pozos perforados, ese yacimiento pasó de 707 pozos en enero de 2017 a 813 en 2020, es decir un 15% más. Pero la cantidad de pozos no es una ecuación directa a más producción: la curva de aprendizaje estuvo puesta en la rama horizontal.

Embed

Bandurria Sur es un yacimiento que comenzó a tener más inversiones en el 2018, por eso su crecimiento de más de 2000% es sorprendente, aunque es el área concesionada más pequeña de las trinidad de YPF en Vaca Muerta.

En tanto que La Amarga Chica (YPF-Petronas) tuvo un desempeño en 2016 de 586.100 barriles a 6,3 millones de barriles acumulados, un crecimiento del 978,3%. En términos de pozos perforados, pasó de 12 a 60 desde comienzos de 2017. Una sorprendente suba del 500% en ese período.

Bandurria Sur (YPF, Equinor y Shell) pasó de 125.500 barriles en 2016 a 2,6 millones de barriles acumulados en 2020, una suba del 2086% -las inversiones recientes son la clave de esta suba extravagante-. En cantidad de pozos shale, pasó de 8 a 28.

Los números benefician a Bandurria Sur, que pasó de 25.100 barriles en 2016 por pozo en esa concesión a sacar 144.400 barriles por cada perforación en 2020. Un incremento del 475,4% en ese período.

En esa variable, sigue La Amarga Chica que presentó pozos de alto rendimiento en la formación. De acuerdo con los datos relevados, paso de 53.300 barriles por pozo en 2016 a 92.900, que representa un 74,4% de incremento en ese período de cinco años.

A pesar de que Loma Campana es el yacimiento shale más productivo del país, está en tercer lugar en rendimiento por pozo en el área caliente de YPF, de acuerdo con el relevamiento que hizo la consultora para +e. En cifras, pasó de 19.000 barriles por pozo en 2016 a 23.100 barriles en 2020. Representó una suba del 21,5% en cinco años.

Producción Acumulada YPF.jpg

La producción por pozo no representa el tamaño de las áreas. Aquellos que tienen pozos más recientes están en su pico de producción y, por lo tanto, menos declino. Y se hicieron luego de conocer la curva de aprendizaje y apuntar a longitudes más largas.

En esta nota

Comentarios