Argentina

"Argentina está bien situada para satisfacer la demanda de Asia"

Kenneth B. Medlock III, miembro del Baker Institute y director senior del Centro de Estudios de Energía, dialogó con +e sobre el lugar que ocupa Vaca Muerta a nivel mundial.

Houston - Enviado especial. El desarrollo de la formación Vaca Muerta cifra gran parte de las esperanzas de crecimiento de la economía argentina, y su inserción en el mercado mundial energético fue el corazón de una presentación que se realizó este lunes por la tarde en la Universidad de Rice, en Houston.

La actividad organizada por Pan American Energy (PAE), el Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG) y la Cámara Argentino-Texana se desarrolló en uno de los salones del muy prolijo campus universitario, ubicado en el corazón de la capital del shale, como parte de las reuniones que se desarrollan de manera paralela a la Offshore Technology Conference (OTC).

Entre los expositores, estuvo Kenneth B. Medlock III, miembro del Baker Institute y director senior del Centro de Estudios de Energía. También es el director del programa de Maestría en Economía de la Energía de Universidad Rice, y dialogó en exclusiva con +e sobre Vaca Muerta y la visiones que existe sobre sus posibilidades y desarrollo:

¿Como analista del sector, cuál es la visión de Estados Unidos sobre el desarrollo de Vaca Muerta?

Vaca Muerta es una formación shale con un tremendo potencial. Eso no está juego. Sin embargo, lo que sí está en cuestión, y creo que lo que lo diferencia de la experiencia que hemos visto en el Permian, por ejemplo, en el oeste de Texas y el este de Nuevo México, es lo que sucede por encima del suelo. Se trata de la importancia de la industria de servicios, su capacidad para responder a las demandas de los propietarios de tierras y los productores para promover un desarrollo de infraestructura más rápido y sólido.

Por lo tanto, se trata de la capacidad para mover o evacuar el gas y el petróleo producido en la cuenca a los mercados consumidores. Aquí es donde importa el precio. En última instancia, la existencia de cualquier control de precios, cualquier intervención gubernamental o cualquier regulación excesiva puede hacer que la viabilidad comercial del shale sea menor, lo que ralentizará el desarrollo.

Entonces, de nuevo, no se trata del recurso. Se trata de una serie de problemas que ocurren por encima del suelo. En los Estados Unidos, se cuenta con un sector de servicios tremendamente importante y muchos operadores diferentes. Los recursos de shale son propiedad de los propietarios de las tierras, no del gobierno. Y eso abre caminos para un desarrollo intenso. Por supuesto, todo está regulado, pero esa doble coincidencia de deseos, donde los propietarios de las tierras quieren cobrar por los recursos que tienen bajo sus pies y los operadores están dispuestos a pagar por ello, significa que no hay mucho que obstaculice el desarrollo aquí.

¿En qué lugar está argentina en términos de desarrollo de sus recursos shale?

Diría que en términos de shale e interés comercial, si me pidieran que clasificara dónde está interesada la comunidad internacional de energía, probablemente iría primero a Estados Unidos, y luego habría un segundo lugar muy cercano entre Argentina y el oeste de Canadá. La dificultad en el oeste de Canadá, nuevamente, es que tiene recursos enormes, pero está muy lejos de los mercados. Y por eso es lo que llamamos desventaja de la base.

Pero están más cerca de los mercados que Argentina...

Sí, pero aún así se necesitaría construir una gran cantidad de oleoductos. Y hay problemas para desarrollarlos, lo que ha llevado a muchos Operadores en Columbia Británica (NDR: costa del Pacífico canadiense), por ejemplo, a pensar en exportaciones de GNL frente a la costa de Columbia Británica. Y hay algunos proyectos en marcha, por lo que verá un aumento en el desarrollo en los próximos cinco a diez años, a medida que esos proyectos abran el acceso al mercado asiático. En Argentina, nuevamente se trata de cómo desarrollar la infraestructura para satisfacer no solo las demandas nacionales, sino también para exportar en última instancia porque hay un enorme recurso allí.

El GNL parece ser el camino que argentina debe seguir si quiere desarrollar todo el potencial de Vaca Muerta, pero el petróleo ha tomado bastante relevancia en términos de mercado.

¡El petróleo también importa!. De hecho, hay algunas similitudes entre Argentina y Texas porque el shale no es solo sobre gas, también se trata de líquidos. De hecho no es necesario refinar el crudo en Argentina. Gran parte del petróleo ligero producido en West Texas se exporta. Los EE. UU. siguen siendo un importador neto de crudo. Simplemente importan crudos más pesados y de grado medio para refinarlos domésticamente. Argentina podría exportar fácilmente crudo e importar productos, pero eso sería simplemente un vehículo para apoyar el crecimiento en Vaca Muerta, porque cuando se produce petróleo, típicamente también se produce gas. Entonces, si se tiene la capacidad de evacuación, porque hay incentivos comerciales para desarrollarlo, entonces sucederá. Por lo tanto, realmente se trata de desarrollar la exportación porque el mercado argentino no es lo suficientemente grande como para absorber todo el petróleo y gas. Por lo tanto, la capacidad de exportación es muy importante para el éxito comercial de Vaca Muerta.

IMG_3976.jpg

¿Pero está de acuerdo en que el factor clave es el GNL?

Es un factor enormemente importante, sí. Porque cuando hablas de dónde está la demanda, es en gran medida en Asia, por lo que es en la cuenca del Pacífico. Argentina está bien situada para satisfacer esa demanda porque tiene la capacidad de llegar igualmente a las cuencas del Pacífico y del Atlántico. Y eso en realidad le da una ventaja sobre algunos productores de gas natural licuado y petróleo de la costa oeste africana e incluso del Golfo de EE. UU. porque está más cerca de los principales mercados.

¿Cual es la mejor opción para llegar a esos mercados: Un acuerdo con Chile para licuar en el pacífico o desarrollar infraestructura propia en el Atlántico?

Eso es interesante. Probablemente, dada la historia de la relación energética entre Argentina y Chile, tendría más sentido desarrollar la capacidad en Argentina, que ya tiene un desarrollo, mientras que en Chile debe hacer una inversión para revertir la compresión y volver a poner en servicio esas instalaciones como licuefacción. Eso podría ocurrir, pero eso significa que no estarías obteniendo los beneficios de exportación al mercado del Pacífico, sino de beneficios por exportar a Chile, que podría tener la posibilidad de redireccionar ese gas al mercado interno o a exportación. Hay un punto intermedio que podría resolverse mediante un contrato, como hubo en algún momento, pero en algún punto es un poco mas complicado

YPF y Petronas, aprobaron un acuerdo para desarrollar una planta de GNL en el Atlántico, pero eso se concretaría en unos 8 o 10 años. ¿Cree que la ventana de la transición energética podrá esperar a la Argentina teniendo en cuenta que, por ejemplo Canadá o Estados Unidos están avanzados en la construcción e nuevos trenes?

Esa es una pregunta interesante. La demanda de GNL no disminuirá, sino que seguirá creciendo. Entonces, Argentina tiene un camino más largo por delante en términos de exportaciones de GNL, en gran parte porque tiene que ir desde el desarrollo de yacimientos, ductos y la instalación de una planta de exportación de GNL, que es de construcción nueva. No hay nada allí. Así que tomará tiempo. Eso es definitivamente cierto, pero el crecimiento de la demanda en Asia del Sur, Asia Sudoriental y Asia Oriental, incluyendo China e India, será fuerte durante los próximos 40 años. No desaparecerá.

Entonces, como dijo durante su exposición en Rice, ¿Argentina solo depende Argentina?

Sí, porque la demanda, seguirá creciendo en China. De hecho, es por eso que se ve a los chinos en una gran campaña de compras para firmar contratos a largo plazo de entrega de LNG para los próximos 20 años porque saben que la demanda seguirá creciendo. También se está viendo mucho interés en países como Vietnam para convertirse en importadores de LNG. India, por supuesto, está interesada en asegurar todo lo que pueda, y el LNG es parte de esa discusión. Y por lo tanto, para Argentina podría ser un poco más difícil con India dada su proximidad con el Medio Oriente. Pero China y Vietnam, están en juego.

En términos geopolíticos, ¿teme Estados Unidos al desarrollo de inversiones chinas en sudamérica?

China está invirtiendo fuertemente en América del Sur como parte de su política industrial y económica, asegurando suficientes suministros; asegurándose de estar involucrado activamente en invertir en la cadena de suministro completa para entregas de energía y materias primas. Esto va más allá de la energía y se extiende a la economía china. Estados Unidos está observando esto muy de cerca desde un punto de vista estratégico, porque cuando se habla de los chinos invirtiendo en países sudamericanos, Estados Unidos lo ve como si los chinos estuvieran invirtiendo en su propio patio trasero. Pero al mismo tiempo, si Estados Unidos quiere inclinar la balanza a su favor, necesita invertir en cosas que los países sudamericanos puedan ofrecer a Estados Unidos. Entonces, sí, hay mucho interés en Chile, por ejemplo, por parte de Estados Unidos, debido al litio, el cobre y otras cosas.

Bueno, pero con Chile siempre hubo relaciones comerciales y de libre comercio a diferencia de países como Argentina o Brasil...

Correcto. Pero si hablamos de lo que va a impulsar los desarrollos, piense en los desarrollos orientados a la exportación en Chile, Argentina y Brasil, es petróleo y gas. Entonces, Estados Unidos tiene que reconocer que no necesita hacer inversiones en ese espacio porque tiene mucho petróleo y gas. Por lo tanto, debe pensar en otros intereses económicos para impulsar relaciones más profundas con esos países. Y creo que eso está llegando porque es estratégico. Pero los chinos seguirán invirtiendo porque está en su propio interés económico e industrial hacerlo.

En esta nota

Dejá tu comentario