Vaca Muerta

Vaca Muerta: un espejo para otras cuencas

La curva de aprendizaje que obtuvo Vaca Muerta en los últimos 10 años es vital para mantener los otros proyectos no convencionales del país.

Estados Unidos fue un espejo para Vaca Muerta. Los aciertos y errores de las cuencas norteamericanas permitieron que los yacimientos no convencionales pudieran acelerar sus procesos de producción. Esa curva de aprendizaje ahora se traduce, o por lo menos eso se intenta hacer, a otras cuencas del país.

El objetivo es tratar de impulsar nuevos proyectos para revertir sus escenarios de declino de producción. Uno de los casos más significativos es la formación D-129, ubicada en la Cuenca del Golfo San Jorge. El proyecto podría significar un nuevo panorama para la región, que nunca pudo recuperar su actividad después del inicio de la pandemia.

Las diferencias entre las dos cuencas son abismales. Los reservorios de la Cuenca Neuquina tienen una riqueza en materia orgánica del 11% mientras que los del Golfo San Jorge se encuentran entre 0,5% y 3%. Es por eso que las empresas se inclinan por Neuquén debido a que la seguridad es mayor y que la recuperación económica es más rápida. Pero no dejan de lado, las oportunidades que se presentan en otras cuencas.

Cuando se tomó conocimiento de los trabajos que realizó Tecpetrol en la D-129 se habló de una “Vaca Muerta 2”. Las expectativas eran altas, pero acorde a como fueron pasando los meses, un mensaje de cautela se apoderó de la cuenca. Chubut y Santa Cruz cuentan con el sistema petrolero y está comprobado el nivel de producción, pero las condiciones macroeconómicas generan que los proyectos no sean rentables.

Los equipos de perforación, terminación y de fractura no abundan y se deben importar. Ese es el principal impedimento para profundizar en los proyectos no convencionales más allá de Vaca Muerta. “Traer todos esos equipos significan mucha plata y, por lo menos hasta que no se haga algo más que sea repartido entre varias operadoras, no se va a poder avanzar demasiado. Se podría pensar en un sistema que lo pueda usar PAE (Pan American Energy), YPF y Tecpetrol para que vaya rotando y, así, mantener una determinada actividad. Sino es muy costoso traer equipamiento para un solo proyecto”, analizaron desde la industria en contacto con +e.

El Tordillo , Chubut 1.jpg

Las restricciones en equipamiento que tiene Vaca Muerta es un fiel reflejo de lo que vive la industria hidrocarburífera en estos tiempos y establece que las demás cuencas sufran aún más este inconveniente. “Si Vaca Muerta tiene restricciones en equipamiento con todo el nivel de producción que se ha registrado, qué les queda a las demás provincias. Es muy complicado movilizar equipamiento desde Neuquén para otras cuencas porque no es rentable para los proyectos en análisis”, subrayaron.

Es allí donde la curva de aprendizaje juega un factor fundamental para los planes de cada provincia. “Hasta que no se termine esta incertidumbre macroeconómica no se podrá ver reflejado en los proyectos que están en carpeta. Pero lo que sí se aprovecha es el conocimiento que obtuvo Vaca Muerta durante todo este tiempo. Toda la tecnología, eficiencia, tiempos y métodos de producción son de gran utilidad para estos tiempos”, aseguraron.

“La famosa curva de aprendizaje que pasó de Estados Unidos a Vaca Muerta, ahora se traslada de Vaca Muerta a otras regiones. Pero también se aprovecha de otros proyectos como Palermo Aike (Cuenca Austral) para poder seguir con los estudios de determinados proyectos no convencionales. Son tiempos donde hay que ser ingeniosos”, destacaron.

Las empresas continúan impulsando el desarrollo de Vaca Muerta sin descuidar otras joyas menores como puede ser la formación D-129. Es que la ventana de los hidrocarburos está más abierta que nunca, pero el reloj comienza a correr cada vez más rápido. “La mayoría de las empresas que están operando en la región han perforado hasta ingresar a la D-129. Ahora lo que se está haciendo es reactivar todos los proyectos. Toda la nueva tecnología y la experiencia que se aplicó en la Cuenca Neuquina en lo que tiene que ver en materia de no convencional, se está viendo y analizando de cómo se puede seguir aplicando en otras regiones. Es una oportunidad que se presenta”, consideraron.

AIB en Chubut.jpg

D-129: los trabajos de las operadoras

  1. YPF, Capsa, Tecpetrol y PAE han perforado hasta llegar a la formación D-129. La empresa de mayoría estatal es la que más arriesga obteniendo resultados muy variables. En su momento, existieron planes de nuevos trabajos en el borde de cuenca, pero fueron parados por la Justicia que fue parado por la justicia. Los estudios en el no convencional se continúan haciendo y mantiene expectante a la zona norte de Santa Cruz.
  2. PAE ha desarrollado un eje de trabajo más sistemático durante varios años que le ha generado buenos resultados. Sin embargo, ese modelo exploratorio que funcionó bien en determinados lugares, no se pudo replicar en otros sectores con el mismo éxito.
  3. Tecpetrol es la empresa que ha informado nuevos avances. Según información de la Secretaría de Energía, la compañía encontró gas en la formación, pero hay que esperar los estudios para conocer si es realmente comerciable o no. Estiman que en 6 u 8 meses habrá novedades.

En esta nota

Comentarios