Vaca Muerta

El shale de las 16 mil fracturas

Es el número para Vaca Muerta en cuatro años intensos de aprendizaje. YPF hizo la mitad y, gracias a ese método, la producción subió en Neuquén con pozos de rama horizontal cada vez más extensos.

Por Adriano Calalesina - adrianoc@lmneuquen.com.ar

La suba de la producción en Vaca Muerta tuvo su factor fundamental en la curva de aprendizaje del shale: la cantidad de etapas de fractura por pozo horizontal, que desde 2016 a 2019 sumó 15.936 en las 11 operadoras. El dato es clave para entender por qué en la nueva etapa de la cuenca no convencional en Neuquén las empresas apostaron a mejorar el método de la estimulación hidráulica -con la referencia en Estados Unidos- para producir cada vez más, mucho más rápido y con menos costos operativos por locación.

En el salto de aprendizaje solo basta con mirar la película completa en la nueva era del shale, a partir de 2016, donde se pasó de 1716 tapas de fractura a las 6426 registradas el año pasado, según los datos que difunde periódicamente Luciano Fucello, country manager de la empresa NCS Multistage.

El aumento es de un 274,4% en todo el período y el primer año hubo un promedio de 143 etapas de fractura en Vaca Muerta, mientras que en 2019 esa cifra ascendió a 844, un récord de actividad. La historia dice en números que cuando empezó la era de los pozos horizontales, YPF se embarcó en ensayarlos con el fin de aumentar las etapas de fractura para subir la productividad; lo hizo con un know-how desarrollado por las empresas locales para la formación Vaca Muerta, más allá de la experiencia técnica que importaron en cómo las multinacionales generaron el boom del shale en la cuenca Permian, hace 20 años.

El rol de YPF y la crisis

Fue tan así que en 2016, la empresa nacionalizada en 2012 efectuó el 89,8% de las fracturas que se hicieron. Y en los años posteriores se sumaron otros jugadores de la cuenca, como Pan American Energy, Shell, Tecpetrol y Exxon, Total, o Vista Oil, esta última en una etapa más reciente.

Así las cosas, en 2017 YPF ejecutó el 57,8% de las etapas de fractura, en 2018 hizo el 40,7% y en 2019 saltó al 47,2%.

Incluso cuando irrumpió la crisis del barril congelado por 90 días desde agosto a noviembre en la última etapa del gobierno de Mauricio Macri, ante la inestabilidad política y económica, la misma YPF fue la que sostuvo la producción hidrocarburífera ante el repliegue de los equipos de perforación de los players de Vaca Muerta.

Un dato es que en septiembre YPF amortiguó la crisis y concentró el 75,7% de las etapas de fractura en toda la provincia; es decir, hizo 385 de las 508 en ese mes. Incluso en octubre, cuando la crisis se agravó, las cifra de la empresa nacionalizada siguió concentrada en la actividad: ejecutó 207 de 312 etapas de fractura, el 69,5%.

Otra empresa de peso en la participación del fracking en Vaca Muerta fue Tecpetrol, que del 2016 al 2019 se quedó con el 16,9% del total de las fracturas. Representan 2538 de las 15.936 en los cuatro años. El boom del brazo petrolero del Grupo Techint fue el yacimiento Fortín de Piedra, responsable de que no haya caído la producción de gas en estos tiempos, donde con la ayuda del subsidio estatal logró batir récords.

pieza-pag-4-mase.jpg

LEÉ MÁS

Neuquén advirtió en la Ofephi por el precio del gas a la baja

Mobil SA se queda con la mayoría de Sierra Chata

En esta nota

Comentarios