transporte

La producción genera un cuello de botella en los caños

Por demoras en obras, ya se restringe la carga de shale oil al sistema de Oldelval. La capacidad de transporte de la cuenca se colmará el invierno próximo. Esperan que el oleoducto a Chile esté listo en 2022.

La acelerada recuperación de Vaca Muerta pospandemia ya genera cuellos de botella en la infraestructura, que amenazan con ponerle un freno al desarrollo de los campos no convencionales. El explosivo crecimiento de la producción de petróleo, junto con las demoras en obras en el sistema de Oldelval, ha provocado restricciones a las operadoras; mientras que en materia gasífera, el invierno próximo se llegará al tope de la capacidad de transporte en la cuenca. Las inversiones en ductos urgen cada vez más.

Según fuentes de la industria consultadas por +e, desde el viernes pasado hay restricciones de hasta un 15% de producción que no puede ser ingresada al oleoducto que transporta el crudo hasta Puerto Rosales. El cuello de botella obligó a poner límite al ingreso de producción de la zona de Añelo, el epicentro del desarrollo de la industria de los hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta.

El martes último, varias productoras llevaron a cabo una reunión en la Cámara de Empresas de Productoras de Hidrocarburos (CEPH) para tratar el tema. “Hay mucha gente muy preocupada”, indicó un directivo de una petrolera a +e.

Otras de las fuentes consultadas señaló que el sistema aún tiene capacidad nominal de sobra para hacer frente al crecimiento de la producción, “pero faltan obras de bombeo, hasta ahora se venían arreglando con la inyección de polímeros”.

Según coinciden los testimonios, durante la pandemia se postergaron algunos trabajos de mantenimiento, y el crecimiento explosivo de la producción de shale oil que se registró en los últimos meses puso el sistema al borde. El tema se venía viendo en las últimas semanas y generaba malestar entre varias petroleras con actividad en Vaca Muerta.

Oldelval - Midstream.jpg

“No es que la capacidad nominal del caño esté al tope, pero como hubo algún overhaul que no hicieron en las plantas de bombeo, tuvieron que bajar la capacidad”, indicó un alto directivo de una petrolera.

El crecimiento de la producción de crudo de Neuquén es acelerado. En septiembre, la provincia registró 213.808 barriles por día, el mayor nivel de los últimos 17 años, un 40,19% más que el mismo mes de 2020. Mientras que la suba acumulada respecto del mismo periodo del año anterior es del 23,1%. Se estima que los números de octubre arrojen una producción de 230 mil barriles diarios.

Aquel martes pasado, en plena discusión entre las productoras por la coyuntura, Oldelval anunció que tiene en marcha una inversión de más de 50 millones de dólares para aumentar la capacidad de transporte, especialmente el que proviene de Vaca Muerta.

“El objetivo de estas obras es ampliar la capacidad de transporte en el tramo que abastece a las refinerías ubicadas en la provincia de Buenos Aires y desde donde se exporta el petróleo crudo sobrante, para aumentar paulatinamente la capacidad de bombeo a 42.000m3/d hacia mediados de 2022”, explicó la compañía a través de un comunicado. Los trabajos estarían finalizados en el primer trimestre de 2022.

Más allá de esos trabajos, el sistema necesita inversiones de más de 100 millones de dólares para hacer frente al potencial del shale.

Como informó +e, durante la pandemia, se retrasó el denominado plan Vivaldi, lanzado por la empresa en 2019 para ampliar la capacidad del ducto en el tramo entre Allen y Puerto Rosales, que implica la reconstrucción y modernización de cuatro estaciones de bombeo que habían sido desactivadas más de una década por la baja de la producción. Las tareas prevén la modernización de la totalidad del parque de tanques.

La concesión de Oldelval vence en 2025, con lo cual el horizonte de cuatro años es escaso para la recuperación de las inversiones de gran envergadura.

ep06-f01-ener-shale-oil-ypf.jpg

Por otro lado, también están demorados los trabajos de rehabilitación del Oleoducto Trasandino (Otasa), caño que permitiría enviar hasta 113 mil barriles diarios de crudo a Chile, pensando en exportar crudo de Vaca Muerta a la Costa Oeste de Estados Unidos y a los mercados asiáticos vía el Pacífico. Debe cargarse con el 30% de ese volumen para poder ser puesto en operación, con lo cual el proyecto de Ley de Promoción de los Hidrocarburos que está en el Senado y que plantea incentivos a la exportación será clave.

“Se están llevando adelante las obras en Otasa. De acuerdo con la información que tenemos, esperamos que esté operativo el año que viene. Es imperioso y necesario que se concrete”, indicó el gobernador Omar Gutiérrez tras anunciar el otorgamiento de la concesión número 42 en Vaca Muerta a YPF y Equinor.

El CEO de la petrolera nacional, Sergio Affronti, también destacó que más que la producción, que crece mes a mes, “el gran desafío que tenemos en la industria es cómo hacer para ampliar la infraestructura de transporte”.

“Tenemos que encarar fuertemente la forma de colocar la mayor producción viendo todas las alternativas, tanto las de Oldelval como las de Otasa”, señaló.

gasoducto.jpg

> Evalúan construir el nuevo gasoducto en tres etapas

La construcción de un nuevo gasoducto troncal desde Neuquén hacia los grandes centros de consumo de Buenos Aires y Santa Fe es el principal proyecto que necesita la industria para hacer frente al cuello de botella que hoy tiene la Cuenca Neuquina para que la producción de shale gas siga creciendo.

“El gasoducto es fundamental para abrir otra dimensión en el desarrollo de Vaca Muerta en materia de gas no convencional. Es una obra decisiva, es prioritaria y es una de las más importantes de la Argentina”, dijo el gobernador Omar Gutiérrez. Detalló que se están evaluando opciones para definir la estructura económica y financiera para iniciar los trabajos, que, en principio, se realizarían en tres etapas.

“Tenemos que seguir trabajando con YPF y la Secretaría de Energía porque existiría la posibilidad de una inversión de aproximadamente de 500 millones de dólares, en una primera etapa, del impuesto a las grandes fortunas”, aseguró el gobernador.

“La segunda etapa, de otros 500 millones de dólares, se financiarían con la Ley de Presupuesto Nacional vigente de este año y con el proyecto de presupuesto del año que viene”, explicó Gutiérrez.

“El tendido final hasta Santa Fe demandarían u$s 1500 millones, con lo cual se buscaría -en la medida que se va ejecutado la obra- el financiamiento para la tercera etapa. Esto está en discusión, es un idea que la industria está elaborando para ver si se puede concretar”, dijo el mandatario.

También se buscarán aportes de las productoras que inyectarán gas al sistema.

En esta nota

Comentarios