Sindicato

Pereyra y el acuerdo: "Todavía no tenemos nada oficial"

Desde las 14 se reanuda la negociación del sector petrolero. Está pendiente el reclamo de aumento del sindicato que se desprende de la paritaria 2019.

"Todavía no tenemos ninguna comunicación oficial de las cámaras". Guillermo Pereyra, el secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado, de Neuquén, Río Negro y La Pampa, se refirió al acuerdo que esperan por estas horas miles de petroleros de la Cuenca Neuquina.

Hay dos temas centrales en esta negociación: por un lado el incremento del 16,2% que reclama el gremio, pendiente de la paritaria del 2019, y al mismo tiempo la aceptación definitiva, de parte de la entidad sindical, de la nueva modalidad de trabajo en Vaca Muerta, un esquema para el actual ciclo de crisis en una de las peores crisis petroleras de la historia.

En diálogo con +e, Pereyra sostuvo que el sindicato que conduce, y los Jerárquicos de Neuquén y de Salta retomarán el diálogo con las dos cámaras del sector CEPH (productoras) y CEOPE (servicios especiales). "Esperamos seguir avanzando en función de lo que hemos venido hablando con las empresas y el gobierno neuquino que es parte de esta ronda de negociaciones", afirmó Pereyra. "El pago de la paritaria 2019 no tiene mucha discusión, es parte de un convenio homologado por el ministerio de Trabajo de la Nación", afirmó.

Los sectores participantes llegan a la negociación luego de la firma de un preacuerdo que estableció cómo será el trabajo en los yacimientos.

Es parte del conjunto de respuestas para, luego de una reactivación paulatina en las áreas productoras, establecer un cronograma de rotaciones del personal en las áreas productoras. Las cámaras petroleras coinciden en la necesidad de mejorar un 30% los niveles de productividad como una atenuante para la crisis signada por una drástica caída en la demanda interna de petróleo.

Esto permitirá, según las compañías, salir del anterior esquema, por el cual unos 17 mil trabajadores permanecieron en sus hogares durante la pandemia, algo que quedó sin efecto en los papeles el 31 de agosto pasado, fecha de culminación del segundo acuerdo de características similares que rigió durante la cuarentena para evitar contagios en yacimientos. En este lapso, el personal percibió sueldos con un techo del orden del 60% de sus haberes habituales.

Con YPF a la cabeza, las dos cámaras del sector instaron a un diálogo, luego de que la petrolera controlada por el Estado impulsara una serie de cambios en las condiciones de trabajo, algo que en una primera instancia había sido tomado por el sindicato como un avance en el convenio colectivo de trabajo.

En ese entonces el gremio promovió el pedido de incremento del 16,2%, una actualización salarial vinculada a la evolución inflacionaria desde la paritaria 2019.

Lo cierto es que desde la semana pasada hubo un fuerte hermetismo en torno a lo que estaba sucediendo.

El viernes pasado, el CEO de YPF, Sergio Affronti, anticipó el plan de la petrolera que incluye más perforadores en Vaca Muerta, en una rueda de prensa que dio en el Paseo de la Costa de la capital provincial junto al gobernador Omar Gutiérrez y el nuevo secretario de Energía de la Nación Darío Martínez.

En esta nota

Comentarios