Rodolfo Santangelo

Santangelo: "La energía, parte del problema y de la solución"

La visión del economista Rodolfo Santángelo sobre Vaca Muerta y el sector energético argentino.

“Hay que hacer mucho esfuerzo para mantenerse en la situación actual en un año electoral. No están dadas las condiciones para un Rodrigazo o una hiper. Descartamos un plan exitoso y descartamos una devaluación brusca. Entonces, ¿cómo se administra 2023?, ¿cómo hace Vaca Muerta y la energía para manejarse en un contexto de incertidumbre en un año electoral? Ese es el desafío”, dijo el economista Rodolfo Santangelo en el marco de la primera Jornada Nacional de Energía e Hidrocarburos organizada por la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), que se llevó a cabo el 15 de noviembre en Cutral Có.

De este modo, el prestigioso especialista intentó delinear los matices del complejo entramado de la realidad económica de la Argentina y su impacto en el sector energético. “Si no estabilizamos la macro es muy difícil lograr el desarrollo de la energía. Si no desarrollamos el sector energético será muy difícil estabilizar la macroeconomía”.

Ante un auditorio colmado, Santangelo enfatizó la importancia de ver cómo destrabar el fluir de esta suerte de puente de ida y vuelta. “La energía debe explotar el potencial, producir más gas, autoabastecerse reduciendo la necesidad de subsidios. Y por otro lado, el rol económico es estabilizar la macro y no vamos a poder hacerlo si no se avanza en el tema energético y viceversa”.

“Casi un pecado”

“Argentina va a necesitar un enorme desarrollo de su sector energético y en ese sentido Vaca Muerta y Neuquén tienen un rol clave. Es una oportunidad, la energía está siendo parte del problema y parte de la solución”, aseguró el economista, socio de Carlos Melconian en M&S Consultores.

En este punto Santangelo agregó: “Es condición necesaria la estabilidad macroeconómica. Me gusta usar un ejemplo futbolero: Messi puede jugar en cualquier cancha pero si está cuidado el césped, va a ser mejor. Lo mismo le pasa al sector energético”.

De este modo, el economista ofreció un exhaustivo (y acelerado) repaso por las cifras de importaciones de energía y su impacto en las cuentas nacionales y dijo: “Estamos alcanzando niveles altísimos de importaciones, entre 11 o 12 mil millones va a ser el número de este año. Es casi un pecado para el país teniendo el potencial que tiene en Vaca Muerta”.

“Se han malgastado divisas, el problema de este año no fue la cantidad de barcos -que rondaron los 40- sino los precios. Argentina pagó por el gas importado alrededor de 28 dólares el millón de BTU, carísima fue la cuestión. Sería una ayuda muy importante para la economía que esto se pueda bajar, que se pueda abaratar porque no se va a reducir la importación de gas, pero no depende enteramente de nosotros sino de lo que esté pasando en el mundo”, opinó.

A destiempo

“El gasoducto en construcción va a ser parte de la solución a mediano plazo, lamentablemente llega tarde. No se hizo en 2013, ni en 2015, tuvimos que esperar a que se dé el alza del precio del gas importado para que se tome una decisión”, señaló Santangelo.

Es bienvenido aunque llegue tarde, aseguró al tiempo que agregó: “Debe exceder a las elecciones, a ver quién va ganar y quién va a perder, debe ser una política de Estado para reducir la dependencia argentina de las importaciones, para permitir que haya un excelente en el verano”.

Los desajustes argentinos

“Los desequilibrios provocan una inflación que como piso tiene un 80% y llega a 100% por otros episodios, por los empresarios, por la guerra, por lo que sea. Es muy difícil bajarla y en ese tema, la energía es parte del desafío futuro”, deslizó el analista, que ocupó varios puestos en el Banco Central.

En este punto se detuvo un momento en el intrincado tema de los subsidios a la energía y al transporte. “Están alcanzando niveles similares a los del déficit fiscal. Casi digo en un exceso de simplificación que si no hubiera subsidios, no habría déficit y por ende, no habría inflación. No es tan así, es mucho más difícil de explicar pero nos debe quedar claro algo: tenemos un problema de energía -de gas y electricidad- y tenemos un problema de transporte”, afirmó.

“La reducción de los subsidios es un primer paso importante, vamos a ver cómo se puede instrumentar. Para 2023 vamos a rezar para que los precios de la energía sean algo inferiores a los de este año y que haya en materia energética una política de Estado para restablecer la situación macroeconómica y que Vaca Muerta se pueda desarrollar”, dijo.

En esta nota

Comentarios