Río Negro

Río Negro cierra el año con el deseo de mejor competitividad y áreas a licitar

Un final de 2021 agridulce para la cartera energética, que aspira volver a los índices previos de la pandemia. Las licitaciones que generan perspectivas.

Río Negro cierra el 2021 con el sueño de volver a los índices de producción previos a la pandemia. A la espera de que avancen licitaciones de áreas convencionales y no convencionales que sirve de atracción para las empresas, las autoridades de la cartera energética, sobre todo del sector de hidrocarburos, esperan un repunte de la actividad más allá de los incentivos ideados en los días más complejos de la crisis generada por el Covid-19. Sus perspectivas están apuntaladas en tres ofertas que avanzan para el año que se viene, al menos ese es el espíritu que reina en la Secretaría de Energía que maneja Andrea Confini.

Lejos de los niveles deseados, como el previo al desplome del 2020, los volúmenes de inversiones tuvieron un retroceso hasta junio de este año, donde el proceso de reactivación provincial buscó contenerla actividad. Aunque hasta hoy sólo involucró a la empresa Petróleo Sudamericano, la iniciativa pensada para un determinado precio del barril quedó relegada por la salida progresiva al aislamiento social que motorizó la producción.

Lo que sí generó interés, y un despliegue diferente, son las licitaciones. Los encargados del área analizan cómo impactará la explotación de hidrocarburos en Confluencia y Cinco Saltos, plazas importantes en el mapa rionegrino que saldrán al mercado. A estas se les suma Jagüel de los Milicos, otra que será licitada en el corto tiempo y ya causa interés.

El cierre de año del yacimiento más importante, Estación Fernández Oro (EFO), mantiene una línea de producción. Para las autoridades de la provincia es un sector importante pero en un natural declive, a pesar de significar una bandera en la producción del gas. Tan solo en marzo, EFO generó cerca del 10% del petróleo provincial y casi el 42% del gas.

Silenciosamente, la mirada de la cartera de hidrocarburos se posa también sobre algunas zonas en exploración. Chelforó, el área más extensa del diverso mapa petrolero, esperan novedades en poco tiempo. “Amplía el mapa y sería una buena noticia para nosotros”, respondió un funcionario de Energía a +e. Lo mismo sucede con Cerro Manrique, en manos de la empresa de bandera.

Justamente en esos puntos se esperan novedades a corto plazo. Chelforó, bloque que tiene hay comprometidos u$s 1.700.000 para la segunda extensión exploratoria, alcanza los 6718,82 kilómetros cuadrados y es el más grande de la provincia en estudio. La superficie nace al límite de Villa Regina y se extiende hasta cercanías de Choele Choel, en el denominado Valle Medio rionegrino.

La certeza del proyecto, según pudo constatar +e con fuentes de la Secretaría de Energía de Río Negro, es la fecha límite para esta etapa: 28 de abril del 2022. Sólo quedaba pendiente la delimitación de prospectos y precisar coordenadas para la perforación del pozo exploratorio, comprometido con una profundidad de 2000 metros.

En cuanto al otro bloque, Manrique, se comprometieron más de u$s 22 millones. Durante los últimos meses, YPF garantizó diferentes aristas que hacen al desarrollo para la explotación.

En total, son dieciocho las áreas en condiciones de ser adquiridas. Salvo las cuatro que estarán en vidriera, el resto sigue a la espera. Al respecto, los funcionarios son cautos sobre las posibilidades de que se siga expandiendo el mapa empresarial.

Oldelval, un caso que genera alerta

El derrame en las inmediaciones de Catriel abrió un interrogante sobre el rol de la cartera de Energía rionegrina. Según explicaron desde la Secretaría, se monitoreó permanente la situación y las justificaciones que dio Oldelval del desastre provocado por la rotura del caño que transporta crudo.

A pesar de que la región del derrame es una zona conflictiva por el boom petrolero en los tiempos de oro de la actividad, con un emergente reclamo ambiental en diversos puntos de Río Negro, voceros de la provincia recuerdan que “no llegan al 2% del mapa petrolero”.

En esta nota

Comentarios