subsidios

La UE desbloquea los subsidios al mercado eléctrico

Los ministros de Energía de los países de la Unión Europea alcanzaron un acuerdo para reformar las subvenciones.

Por Julia Payne y Kate Abnett

LUXEMBURGO (Reuters) - Los ministros de Energía de los países de la Unión Europea alcanzaron un acuerdo para reformar los subsidios al mercado eléctrico, según declaró la ministra española de Transición Ecológica, desactivando así el pulso entre Francia y Alemania sobre la futura competitividad de los sectores industriales.

La Comisión Europea propuso en marzo cambios en el mercado eléctrico de la UE después de que el año pasado los precios de la electricidad en la UE se dispararan a niveles récord al cortarse el suministro de gas ruso tras la invasión de Ucrania.

Las nuevas normas pretenden pasar a contratos a plazo más largo y precio fijo para proteger a los consumidores de la volatilidad de los mercados energéticos. También pretenden mejorar el clima de inversión para nuevos proyectos de energías renovables y, a su vez, mejorar la seguridad energética del bloque.

El acuerdo alcanzado el martes se centraba en una sección de la ley que explica cómo pueden utilizarse las ayudas estatales para apoyar proyectos energéticos. Las negociaciones llevaban meses estancadas por la preocupación, sobre todo en Alemania, de que el régimen pudiera distorsionar la competencia y favorecer a Francia, que tiene el segundo parque nuclear más grande del mundo después del estadounidense.

"Gracias a este acuerdo, los consumidores de toda la UE podrán beneficiarse de unos precios de la energía mucho más estables, una menor dependencia del precio de los combustibles fósiles y una mejor protección frente a futuras crisis", declaró a la prensa la ministra española de Transición Ecológica, Teresa Ribera. Sólo Hungría se abstuvo.

Una propuesta de consenso de España, que ejerce la presidencia rotatoria de la UE y presidió la reunión del martes, decía que las futuras ayudas estatales a las nuevas centrales de energía renovable y nuclear deben adoptar la forma de subvenciones en forma de "contratos por diferencia" basados en un precio fijo de la energía.

Estos contratos garantizan un precio mínimo por la energía producida, pero también permiten a los Estados recuperar el exceso de ingresos si los precios superan un umbral establecido.

Sin embargo, se añadió un preámbulo a la ley que dice que los Estados pueden utilizar estos contratos para centrales eléctricas existentes cuando se realicen inversiones significativas en la central para ampliar su capacidad o prolongar su vida útil.

El preámbulo era una concesión a Francia, que quería poder aplicar las nuevas normas a sus centrales nucleares existentes, que producen el 70% de su electricidad.

Sin embargo, en un guiño a Alemania, las propuestas indicaban que las subvenciones debían diseñarse de modo que el uso de los ingresos obtenidos, como el apoyo a las industrias locales, no distorsionara la competencia ni el comercio en la UE.

Berlín había temido que el parque nuclear francés permitiera al país ofrecer contratos de energía a precio fijo a su envejecido parque nuclear, y luego gastar los ingresos generados por estos contratos respaldados por el Gobierno en subvencionar industrias.

"A pesar de las grandes tensiones, lo hemos conseguido juntos", declaró el ministro alemán de Medio Ambiente y Economía, Robert Habeck.

"Con el nuevo diseño del mercado eléctrico (...) los consumidores en particular se beneficiarán de los costes de producción baratos de las energías no fósiles. Esto también es importante para garantizar la transición a precios competitivos en Europa."

Alemania, la mayor economía europea, está al borde de la recesión tras perder el acceso al amplio suministro de gas ruso barato que recibía antes de que Moscú invadiera Ucrania el año pasado.

"La situación para los consumidores europeos era bastante delicada porque (...) en su conjunto el precio del gas dictaba el precio de la electricidad sin tener en cuenta los costes reales de producción", declaró la Presidencia francesa.

El acuerdo alcanzado el martes representa una "gran victoria para Francia", añadió, ya que sus ciudadanos se beneficiarán de los costes competitivos derivados de la energía nuclear.

En esta nota

Dejá tu comentario