represas

Lapeña sobre las represas: "Comprendo la frustración de Neuquén"

El presidente del IAE Mosconi analizó la situación de las concesiones hidroeléctricas. Considera que debe hacerse un informe sobre el estado de la vida útil de cada represa.

Jorge Lapeña, ex secretario de energía de Raúl Alfonsín y presidente del Instituto Argentino de Energía “General Mosconi”, levantó una bandera de alerta sobre la explotación de los recursos neuquinos, el fin de las concesiones hidroeléctricas(que se completará en 2023), la política energética y un invierno que se anuncia como una “penuria gasífera”.

"Comprendo la frustración de Neuquén, que no puede movilizar su propia riqueza. Esta es la consecuencia de tener un Estado fallido, un Estado en déficit, un Estado que no puede sostener una macroeconomía estable", dijo en una entrevista a Realidad Económica (LU5 Neuquén).

- El próximo año vencen los contratos de las represas hidroeléctricas. Los gobiernos provinciales analizan pedir la administración, junto con el Estado nacional. ¿Qué opina de esta cuestión?

A partir de 2023 comienzan a vencer los contratos de concesión por 30 años a partir del proceso de privatizaciones que sufrió Argentina de todo el sector energético y que tuvo como resultado la desaparición de la empresa Hidronor. Esta empresa era una constructora relevante y esto tuvo consecuencias a largo plazo como la disminución relativa del aporte de la hidroelectricidad en la ecuación eléctrica argentina, lo cual es un hecho negativo. Según establecen los contratos, al vencimiento de los plazos deben retornar a los concedentes, que es el Estado Nacional. Las centrales deben volver a Nación y ella deberá ver cómo continúa la explotación de dichas presas.

Por un lado, está la operación y el mantenimiento de las actuales instalaciones y por otro lado, están las obras mayores que será necesario realizar teniendo en cuenta que algunas de esas centrales, sobre todo la de El Chocón, están cumpliendo su vida útil de forma tal que hay que hacer inversiones de magnitud y que el Estado deberá encarar en los próximos años.

represas.jpg

- ¿Qué es lo mejor que se puede hacer para avanzar?

Lo mejor es cumplir el contrato, que vuelvan al Estado Nacional y que allí se definan estas dos cuestiones que mencioné. Por un lado, habrá que hacer proyectos de extensión de la vida útil, hacer el presupuesto correspondiente, y eventualmente la gestión de los créditos internacionales para hacer estas obras, que suelen ser costosas. Por otro lado está el tema de la operación y el mantenimiento, que supongo que será contratado a un tercero que se comprometa a un contrato de servicios.

- La operación de las represas son negocios viables con las tarifas congeladas?

Quien se ocupe de la operación deberá cotizar su servicio y el concedente, el Estado, deberá establecer una tarifa para compensar los gastos en los que incurre el operador para prestar el servicio de operación y mantenimiento.

- ¿Las represas siguen siendo atractivas para el sector privado?

Para Argentina las empresas son absolutamente necesarias. Son grandes centrales. Argentina tiene muchas centrales hidroeléctricas, las necesita y yo diría que necesita que esas centrales puedan tener una vida útil extendida. Están cumpliendo 50 años y esperamos que puedan estar 50 años más en operación. La empresa privada que sea contratada para la operación y el mantenimiento tendrá que tener una retribución que contemple los costos para que lo haga de manera eficaz y eficiente. Eso asegura que estas centrales sigan generando energía como lo vienen haciendo y que sea una energía limpia.

- Tenemos el gas pero no el gasoducto; tenemos los ríos pero no las represas (como el caso de Chihuido)…

Comprendo la frustración de Neuquén, que no puede movilizar su propia riqueza. Esta es la consecuencia de tener un Estado fallido, un Estado en déficit, un Estado que no puede sostener una macroeconomía estable; son los problemas que estamos viviendo. El tema de Chihuido es consecuencia de las malas políticas aplicadas por Energía en la hidroelectricidad a partir de los años 90. La liquidación de Hidronor y de Agua y Energía Eléctrica, que eran las empresas que llevaban adelante la construcción de hidroeléctricas con eficacia y eficiencia en todo el país, lo único que logró fue paralizar la inversión en las centrales. La hidroelectricidad a fines de los años 90 representaba casi el 50% de toda la energía generada en Argentina y hoy apenas cubre el 22 o 23% del total. Es la medida del retroceso. Comprendo la frustración de Neuquén, lamento este retroceso.

Alberto Fernández y Omar Gutiérrez en la PTC de Loma Campana YPF.jpg

> Gasoducto de Vaca Muerta

En cuanto al gasoducto de Vaca Muerta, el presidente Alberto Fernández se manifestó a favor que ENARSA comenzara la construcción en julio. ¿Es viable?

En relación al gasoducto Néstor Kirchner, el proyecto del gobierno nacional para ampliar la capacidad de transporte en Vaca Muerta, Lapeña sostuvo: "Creo que desde ya podemos descartar que la obra empiece en junio o julio. Se trata de una obra que tiene un costo de 3.000 millones de dólares aún haciéndose por etapas".

"Si todavía no se ha publicado, yo calculo que darán entre 60 y 90 días para que las empresas presenten sus ofertas y estamos hablando de obras complejas, no sabemos si la vamos a adjudicar a un oferente o a varios… Ya descarto que la obra pueda empezar a mitad de año", describió.

Además, el titular del IAE Mosconi recordó que en 2013 fue la última vez que intentó construirse un gasoducto. Y todavía no está terminado. Era el del Noreste.

> ¿Va a faltar gas en el invierno?

"El gobierno va a tener que dar una explicación oficial sobre qué ha pasado con Bolivia. Argentina tiene firmado un contrato por 26 millones de m3 por día y estamos hablando de recibir 14 o 15. Es decir que Bolivia no está cumpliendo con el contrato y merece una explicación oficial del gobierno y todavía no la ha dado. Ante los incumplimientos está prevista la aplicación de multas y como mínimo, se requiere que esas multas se apliquen y que se informe por qué no se aplican", expresó Jorge Lapeña.

En la entrevista, el exsecretario de Energía de Alfonsín analizó: "El invierno que viene se presenta muy, muy mal. Argentina importa el 40% del gas que consume, una cantidad muy importante y esto se cubre con el GNL además del gas boliviano y esos barcos todavía no están comprados. Se han comprado 10 de los 50 barcos que necesitamos para cubrir el consumo. Por lo tanto, veo un invierno con penuria gasífera y el gobierno también deberá explicar eso".

"Por otro lado, los precios mundiales se han distorsionado con la guerra en Ucrania, se han quintuplicado en relación al año pasado y esto encuentra a Argentina en un momento en el que no dispone de los dólares suficientes para hacer estas compras. Por lo tanto, creo que hay que poner la lupa en todo lo que haga el gobierno de ahora en más y que sea claro en las explicaciones en relación al problema gasífero", manifestó.

Leé más

Neuquén le reclamó a Nación la restitución de la Tarifa Comahue

El calendario de vencimiento de las concesiones

En esta nota

Comentarios