Renault

Para Renault, el 2021 será otro año difícil

La compañía automotriz informó una pérdida récord de 8.000 millones de euros.

El consejero delegado de Renault, Luca de Meo, advirtió que en 2021 seguirán soplando vientos en contra para el grupo francés, ya que la escasez de chips electrónicos aumentó la incertidumbre después de que la pandemia de COVID-19 llevara al fabricante de automóviles a registrar una pérdida de 8.000 millones de euros el año pasado.

De Meo, que asumió el cargo en julio, está buscando formas de impulsar la rentabilidad y las ventas en Renault, al tiempo que sigue adelante con el recorte de los costes, habiéndose observado los primeros signos de mejora, ya que los márgenes aumentaron en la segunda mitad de 2020.

El grupo no ofreció ninguna previsión financiera para este año, aunque dijo que podría alcanzar su objetivo de reducción de costes de 2.000 millones de euros antes de tiempo, posiblemente para diciembre.

El grupo se mostró cauteloso y dijo que estaba centrado en su recuperación, pero advirtió que los pedidos se habían debilitado a principios de 2021 debido a las restricciones por la pandemia en algunos países.

Renault se enfrenta a nuevos retos a medida que la Unión Europea endurece la normativa sobre emisiones y después de que sus rivales PSA y Fiat Chrysler se unieran para crear Stellantis, el cuarto mayor fabricante de automóviles del mundo.

Todos los fabricantes de automóviles han soportado un duro 2020, pero el repunte de las ventas de coches de alta gama en China hacia finales del año ayudó a empresas como Volkswagen y Daimler a capear el temporal.

"El comienzo del año ha mostrado algunos signos de debilidad", dijo De Meo a los analistas, añadiendo que esperaba una "sorpresa positiva" en la segunda mitad, momento en el que la escasez de chips debería haber disminuido.

"2021 debería ser otro año difícil, pero hemos tomado las medidas necesarias para anticiparnos y superar los desafíos", añadió.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar