producción

Crece la producción petrolera de La Pampa

Un estudio demuestra una sensible curva ascendente en la producción petrolera en la provincia. La estatal Pampetrol, clave.

Un reciente informe estadístico de producción de petróleo y gas encargado por la Subsecretaría de Hidrocarburos de Neuquén, que llegó a manos de los gobiernos de las provincias petroleras, ratificó el crecimiento constante de Vaca Muerta, grafica índices de notable crecimiento interanual ocupando lo más alto del podio en producción petrolera con el 47% del crudo nacional y el de gas con el 65%. El resto de la torta se la reparten Chubut, Santa Cruz, Mendoza y Río Negro, que muestran una disminución permanente en sus índices productivos. El dato es el incremento interanual de La Pampa, que alcanza el 3% de la generación nacional de petróleo y expone una remontada en el desarrollo de hidrocarburos.

El auge del no convencional se lleva las miradas del informe. Los números para Neuquén son abrumadores: producción de 275.755 barriles por día, que registra incremento de 2,7% respecto a junio y del 36,5 % respecto al mismo período en 2021. Los datos amplifican lo que se obtiene de las principales concesiones, en las que se destacan Loma Campana, La Amarga Chica, Bandurria Sur y Bajada del Palo Oeste.

Cada número contrasta con la caída permanente de otras provincias que observan desde hace tiempo como el distrito gobernador por el Movimiento Popular Neuquino (MPN) dio un salto cualitativo desde el 2013 hasta estos días. La diferencia que genera el no convencional es clara; según el paper, la producción convencional de la continúa en una disminución constante, con retroceso del 8% respecto a igual mes del año 2021. Las diferencias son más llamativas en cuanto al gas. El trabajo detalla que la participación del no convencional -sobre el total producido en julio- fue del 82% (73,6% al shale gas y un 26,4% al tight gas).

Sostenido en estos números, que sólo presentan crecimiento en Neuquén y La Pampa, el secretario de Energía pampeano, Matías Toso, reflexionó sobre la situación de su provincia. Destacó la política energética del gobernador Sergio Ziliotto (PJ) e hizo mención a la salida de la pandemia como valor para una actividad que estaba casi paralizada.

pampetrol.jpg

La reactivación arrancó a finales de 2021 y a principios de este año. Los yacimientos reaccionaron rápidamente. Llevamos 25 pozos hechos. Hay varios equipos trabajando permanente con workover, perforando”, le dijo Toso a +e. “Somos una provincia con petróleo, no petrolera. Necesitamos que el petróleo y gas en La Pampa sirva para generar empleo. Necesitamos que los ingresos en conceptos de regalía sirvan para la transición energética, para el desarrollo”, agregó el funcionario.

Las áreas que mostraron un aumento en la producción son dos. Una es la que Pampetrol tiene en UTE con Petroquímica Comodoro Rivadavia (PCR), en la que diversos equipos se encuentran trabajando; lo mismo sucede en la denominada CNQ7A, al límite con Mendoza, a cargo de YPF y Pluspetrol. “Para nuestra producción, es mucho. Sabemos que los números todavía se deben estabilizar. Tenemos pocos yacimientos, en una zona acotada, por eso no es tan complejo el abordaje. Sabemos que avanzamos muchísimo, pero somos optimistas en ir por más”, analizó Toso.

Los logros tienen su correlato en la política de expansión que propuso la administración de Ziliotto en el proceso de los últimos doce meses. Con la licitación de Medanito Sur, las empresas interesadas en invertir sólo debían asegurar que se ayude a robustecer la producción de energía eléctrica, una norma que se rubricó tras la expansión de la sociedad estatal.

Para ser una plaza atractiva en la Cuenca Neuquina, La Pampa abrió el juego a las operadoras. Con el único objetivo de cambiar el paradigma, definió reglas de juego antagónicas a otras etapas. Los primeros resultados empezaron a darse con este cambio estadístico.

En esta nota

Comentarios