OCDE

Optimismo de OCDE ante las vacunas y los estímulos de EE.UU.

Las perspectivas económicas mundiales se ven impulsadas por estas dos variables que eran muy esperadas en los mercados.

Las perspectivas económicas mundiales han mejorado gracias a la aceleración de la distribución de vacunas de COVID-19 y a la puesta en marcha de un nuevo y amplio paquete de medidas de estímulo en Estados Unidos, según declaró la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que mejoró sus previsiones. La economía mundial se recuperará este año con un crecimiento del 5,6% y se expandirá un 4% el año que viene, según las previsiones económicas provisionales.

Esto constituye una notable mejoría con respecto a sus últimas previsiones de principios de diciembre, cuando el organismo político con sede en París preveía un crecimiento mundial del 4,2% para este año y del 3,7% para el próximo.

La mejora de las perspectivas se enfrenta a importantes riesgos, sobre todo respecto a la velocidad con la que las autoridades mundiales están vacunando a la población, la rapidez con la que se levantan las restricciones y el control de las nuevas variantes de coronavirus. "La principal prioridad política es garantizar que se utilicen todos los recursos necesarios para producir y desplegar plenamente las vacunas lo antes posible", señaló la OCDE en el informe.

Se considera que el producto interior bruto mundial volverá a los niveles anteriores a la pandemia a mediados de este año, aunque con grandes divergencias entre países. Si el avance de la vacunación daría un impulso a la economía mundial, los efectos del paquete de estímulo de 1,9 billones de dólares previsto por Estados Unidos también se extenderían a otros países, añadiendo más de un punto porcentual al crecimiento mundial.

La economía estadounidense crecería un 6,5% este año y un 4,0% el próximo, dijo la OCDE, aumentando sus previsiones respecto a las anunciadas en diciembre de un 3,2% en 2021 y un 3,5% en 2022. La OCDE estimó que el paquete de Estados Unidos, que incluye 400.000 millones de dólares en pagos únicos de 1.400 dólares a muchos ciudadanos, impulsaría la producción del país en torno al 3-4% de media en su primer año completo.

Con la afluencia de dinero público a la mayor economía del mundo, el paquete podría dar lugar a la creación de hasta tres millones de puestos de trabajo en Estados Unidos para finales de año, pero también podría aumentar la inflación en 0,75 puntos porcentuales al año de media en los dos primeros años.

En cualquier caso, el estímulo sería una bendición para los principales socios comerciales de Estados Unidos, impulsando el crecimiento entre 0,5 y 1 punto porcentual en Canadá y México, y entre 0,25 y 0,5 en la zona euro y China, según la OCDE.

En esta nota

Comentarios