fracturas

Leve recuperación de las etapas de fractura

Pan American Energy y Shell reinauguraron la actividad shale al completar algunas tareas pendientes de antes de la pandemia. Más operadoras volverán al ruedo este mes.

POR DAVID MOTTURA - motturad@lmneuquen.com.ar

Si el ritmo de la actividad en Vaca Muerta tiene un indicador revelador, ese es el de las etapas de fracturas completadas en un mes. En 2019, la provincia de Neuquén llegaba a registrar 700 etapas mensuales. Las condiciones macroeconómicas a partir de agosto provocaron que muchas operadoras “calmaran” las inversiones y así comenzó una lenta caída. Sin embargo, el freno total se aceleró por el nuevo coronavirus y la situación de pandemia a nivel global que afecta duramente a la industria hidrocarburífera.

De acuerdo con datos de NCS Multistage, una empresa que elabora mensualmente un reporte de las etapas de fractura por empresa operadora y de servicios, apuntó que en mayo hubo apenas 28 etapas. Teniendo en cuenta que el promedio en los diseños de fracking para Vaca Muerta se realizan entre 25 y 29 fracturas por rama lateral, se podría concluir que ese mes se hizo solo un pozo horizontal.

Los datos de NCS Multistage indican que hubo 27 etapas de fractura realizadas por Baker Hughes a pedido de Pan American Energy y una sola de Halliburton solicitada por Shell Argentina. Estas operadoras comenzaron con los trabajos para concluir operaciones en pozos pendientes a mediados de mayo, ya con los nuevos protocolos de seguridad para los yacimientos.

PAE fue la que reabrió las etapas de fractura en Coirón Amargo Sureste, con un pozo horizontal de 2000 metros de extensión. Los diseños más comunes en Vaca Muerta de plug and perf son de 27 etapas de fractura por rama lateral, y eso fue justamente lo que pudo completar PAE.

Por su parte, Shell Argentina hizo una fractura en Bajada de Añelo, pero es el comienzo de una operación que cumple con este escenario de “terminar lo iniciado antes de la pandemia”.

Abril reportó nada menos que cero etapas de fractura. De cero a 28 parece todo un salto. Claro que están lejos de las 700 etapas mencionadas antes, pero significa los primeros pasos de las empresas que empiezan a retomar las tareas estancadas por el aislamiento social, preventivo y obligatorio, que fue total en las primeras dos fases desde el 20 de marzo.

El Ministerio de Energía y Recursos Naturales de Neuquén retomó los controles e inspecciones y pudo constatar la reactivación de tareas en pozos con los protocolos en yacimientos ante el COVID-19. Según el reporte que envió la cartera que dirige Alejandro Monteiro, durante los recorridos “se pudo observar un incremento en las actividades, las operadoras están reactivando sus operaciones de apertura de pozos, puesta en marcha de plantas, perforaciones y fracturas”.

Esta semana, los inspectores estuvieron en Aguada Pichana, Loma Campana, La Amarga Chica, Fortín de Piedra, Bajo del Toro y Bandurria Centro, entre otras.

Gran parte de la actividad que va a empezar a verse en lo que sigue del 2020 estará relacionada con los compromisos de inversión de las empresas con la provincia de Neuquén, más que de una reactivación de la demanda que es lo que más se está esperando en el sector hidrocarburífero. Una chance para el fracking es el shale gas si efectivamente el gobierno nacional aplica un plan de estímulos y una mejora en los precios.

Un pronóstico que hacen en la industria es que este mes podría llegarse a las 200 o 250 etapas de fractura. El salto será cuando Shell culmine las tareas en Bajada de Añelo y se vean los resultados de Chevron en su yacimiento El Trapial, con Halliburton a cargo del set de fractura. Chevron incluso sumó un equipo de perforación en esa área de hidrocarburos no convencional. También hay que esperar novedades de YPF.

p10-etapas-fractura-vaca-muerta.jpg

En esta nota

Comentarios