fracturas

Hubo más fracturas pero el tight gas se cayó del todo

En febrero hubo un leve repunte de las fracturas totales en Vaca Muerta. El gas de arenas compactas está en su peor momento.

Fernando Castro - fcastro@lmneuquen.com.ar

Las fracturas en la formación Vaca Muerta subieron levemente en febrero. Pero el dato central es que no hubo actividad no convencional en el segmento del tight gas, que supo ser la avanzada de la industria en los albores de Vaca Muerta.

En total, hubo 402 etapas de fractura en Vaca Muerta, según informó NSC Multistage la empresa que periódicamente hace el seguimiento de las empresas de servicio del rubro.

En enero se concretaron 346, luego de un repunte respecto de diciembre, si bien también en la línea de valores que se comparan con una época de despegue del shale, el 2017.

Respecto del tight gas (arenas compactas), el mejor registro del último año fue enero de 2019, cuando llegaron a 60.

El dato de enero, en buena medida, marca a las claras la opción que tomaron las productoras, desarrollando pozos shale, con rendimientos sorprendentes en el grueso de las áreas no convencionales.

También tiene lugar en medio de la caída que caracteriza este momento del año. La baja del consumo estacional de los meses más calurosos, si bien hace años que las fracturas en tight viene bajando.

fracturas-para-web-febrero.jpg

Como ya lo reflejó +e, algunos especialistas del sector argumentan que se nota el impacto del shale gas, que se llevó el grueso del subsidio de la resolución 46 del ministerio de Energía de la Nación, que estableció un precio diferencial para esta parte de la producción.

"El shale crece en detrimento del tight. A partir de los pozos horizontales, que permiten más etapas de fractura y más productividad, empiezan a cerrar la ecuación económica del shale y se acelera la caída del tight. Con la resolución 46 se le dio prioridad a Vaca Muerta y fue el golpe del final para el tight", consideró Luciano Fucello, country manager de NSC Multistage.

"El tight está limitado por factores geológicos que lo hacen más complejo de explotar. Los pozos shale son más económicos, más productivos, les ha cerrado la ecuación económica a las productoras", agregó.

Respecto de las fracturas totales, en los últimos siete meses hubo una drástica caída en el nivel de actividad. El piso al precio interno de las naftas provocó la retracción de las inversiones en shale oil, se perfora menos, y eso trajo aparejada la baja en la fractura de los pozos.

El caso del gas es preocupante. Tal como lo planteó +e en octubre pasado, de persistir un escenario como el actual, el país deberá conseguir en el exterior el gas que no produce localmente. Están los que dicen que podría ocurrir en el inverno del próximo año, si bien hay especialistas que consideran que este año el país podría requerir más gas importado.

LEÉ MÁS

El shale subsidiado le hace sentir el rigor al tight

Vaca Muerta tiene 1.472 pozos no convencionales

En esta nota

Comentarios