combustible

Combustible: ¿por qué hay tanta dispersión de precios?

Las razones de las distintas cotizaciones de los combustibles en el país. Las diferencias entre provincias puede rondar más del 50%.

Con la temporada de verano a pleno y miles de turistas en las rutas argentinas, más de uno se habrá preguntado por qué, por ejemplo, en Santa Cruz la nafta súper de YPF cuesta 127,8 pesos mientras que en Buenos Aires el precio trepa a los 178.8 pesos. ¿Cuál es la explicación para esta amplia dispersión de precios en los combustibles?

“Hay tres razones principales que explican la diferencia de precios de las naftas y demás combustibles en el país. Uno es el componente impositivo, otro es los costos logísticos y también la libre oferta y demanda de mercado. Las tres razones impactan de manera distinta en diferentes provincias”, explicó Facundo Ball -abogado, economista y secretario de Investigación de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB)- en diálogo con +e.

La dispersión es tan amplia como el territorio mismo. En más de la mitad del país (18 de los 24 distritos) el litro supera los 150 y las diferencias entre los precios rondan más del 50%.

Si bien las variables en danza son tres, Ball pone el foco en la carga fiscal y dice que “en casi toda la Patagonia, la diferencia de precio, el diferencial de precios que hace que el combustible sea más barato respecto a por ejemplo CABA, se debe específicamente al componente impositivo. Recordemos que en los combustibles tenés el impuesto a los combustibles líquidos y el impuesto al dióxido de carbono”.

Surtidores neuquinos
Surtidores neuquinos
Surtidores neuquinos

Maraña impositiva

“El impuesto al combustible líquido hoy explica toda la diferencia de precio que hay entre la nafta, por ejemplo, puesta en Chubut y puesta en CABA porque la Patagonia tiene una exención, que continúa de los 90, y lo mismo pasa con el impuesto al dióxido de carbono pero es mucho muy chiquito”.

Desde Chubut, Ball se toma su tiempo para explicar la maraña impositiva que hace que tengamos una brecha de 48,7% en naftas y 24,8% en gasoil en las distintas estaciones de YPF del país. “El impuesto al dióxido de carbono es una suma fija, no es porcentual. Es una suma fija que acompaña el esquema de variación del impuesto, creo que es trimestral, y ahora es, por ejemplo, de 26 pesos, que se paga en todo el país menos en Patagonia”.

“Y la diferencia de precios entre, por ejemplo, una nafta súper de YPF, en Trelew y en CABA, es de 23 pesos. En Trelew cuesta 134 pesos la nafta súper y la misma nafta en las estaciones de YPF en CABA está en promedio 157 pesos. Ese diferencial se explica por la extensión al ICL, el impuesto de los combustibles y los vehículos”, detalla el especialista que forma parte del Observatorio de Empresas de la Patagonia, de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNPSJB.

La carga fiscal sobre el precio se profundiza en el NEA, zona que registra los valores más altos del país. “Están pagando, a diferencia de Patagonia, actualmente esos 26 pesos que es el impuesto a los combustibles. En realidad, hay que sumar 1,60 pesos que es el impuesto al carbono también. Así que da 27,60 pesos el diferencial de impuestos que pagan y que acá no”, explica Ball.

El rol de la logística

“Hay que sumar los costos logísticos que hacen mucho más caros llevar la nafta al norte. A todo este panorama se deben sumar las cuestiones de oferta y demanda, las razones de mercado que hacen que, por ejemplo, en la misma provincia, en diferentes ciudades de las provincias del NEA, tengan también diferenciales de precios”, cuenta el investigador de la UNSJB.

En este punto, Ball comenta que “hay otras razones también, no tan importantes, pero que sí explican, por ejemplo, diferencias de precios entre, por ejemplo, CABA y a pocos kilómetros en el conurbano bonaerense. Hay diferencias de precios importantes y ahí algunas razones que explican son, más allá de los altos costos y oferta y demanda, también hay impuestos municipales que impactan, influyen en el precio”.

En esta nota

Dejá tu comentario