Brasil

BM-C-33: el offshore que puede cambiar la economía de Brasil

El proyecto, que entrará en producción en 2028, brindará una producción de 16 Mm3/d y podría representar el 15% de la demanda total de gas de Brasil.

Equinor (operador), Repsol, Sinopec y Petrobras han tomado la decisión de inversión para desarrollar el proyecto BM-C-33 en Brasil. La inversión es de aproximadamente 9 mil millones de dólares en la Cuenca de Campos, que comprende las áreas de Pão de Açúcar, Gávea y Seat, que contienen reservas de gas y petróleo.

El consorcio instalará una FPSO (unidad flotante de producción, almacenamiento y descarga), capaz de procesar hidrocarburos y especificarlos para su venta sin necesidad de un procesamiento adicional en tierra.

La capacidad de producción que se proyecta es de 16 millones de metros cúbicos de gas por día, con exportaciones promedio esperadas de 14 millones de metros cúbicos de gas por día. Las empresas planean su puesta en marcha en 2028.

"La decisión final de inversión de BM-C-33 es un hito importante para los socios y para Equinor. Junto con los socios y proveedores, hemos desarrollado un proyecto significativo que proporcionará a Brasil energía para satisfacer sus crecientes demandas energéticas y creará valor para los propietarios y la sociedad, contribuyendo al desarrollo industrial local. Brasil es una de las áreas principales de Equinor y la inversión en BM-C-33 enfatiza la importancia estratégica de nuestro portafolio brasileño", sostuvo Geir Tungesvik, vicepresidente ejecutivo de Proyectos, Perforación y Adquisiciones de Equinor.

"BM-C-33 es uno de los principales proyectos en el país para suministrar nuevas fuentes de gas doméstico, siendo un contribuyente clave para el desarrollo adicional del mercado de gas brasileño. El gas exportado desde el proyecto podría representar el 15% de la demanda total de gas brasileño al inicio. Su desarrollo también contribuirá a la seguridad energética y al desarrollo económico, generando muchas nuevas oportunidades de empleo a nivel local", dice Veronica Coelho, gerente de País de Equinor en Brasil.

Tecnología para bajar las emisiones

BM-C-33 será el segundo FPSO de Equinor en Brasil que utilizará turbinas de gas de ciclo combinado, lo que reducirá significativamente las emisiones de carbono durante las operaciones.

La tecnología también se aplicará en Bacalhau, en la Cuenca de Santos, y combina una turbina de gas con una turbina de vapor para aprovechar el calor excedente que de otra manera se perdería. Al implementar esta tecnología, la intensidad promedio de CO2 de BM-C-33 a lo largo de su vida útil será inferior a 6 kilos por barril de petróleo equivalente.

BM-C-33 será el primer proyecto en Brasil en tratar el gas en alta mar y estar conectado a la red nacional sin necesidad de un procesamiento adicional en tierra. Se planea exportar el gas a través de un gasoducto marino de 200 kilómetros desde el FPSO hasta Cabiúnas, en la ciudad de Macaé, en el estado de Río de Janeiro. Los líquidos se planean descargar mediante buques cisterna de trasbordo.

En esta nota

Dejá tu comentario