barril

El barril de petróleo espera la reunión de la OPEP+

Los referenciales para el crudo operan estables mientras el mercado aguarda un posible acuerdo de producción de los grandes productores.

Los precios del crudo operaban estables el miércoles, mientras el mercado espera un pacto de los productores y Reino Unido se convirtió en el primer país que aprueba una vacuna contra el COVID-19, impulsando las esperanzas de una futura recuperación de la demanda petrolera.

Los precios se vieron afectados por un inesperado aumento de los inventarios petroleros en Estados Unidos, así como por la incertidumbre generada por la OPEP y sus aliados con un aplazamiento de dos días de su reunión formal para decidir si se incrementa la producción en enero.

En la apertura de los mercados de este miércoles, los futuros del referencial internacional Brent cedían 6 centavos, o un 0,13%, a 47,37 dólares el barril, y los del West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) bajaban igualmente 6 centavos, o un 0,13%, a 44,44 dólares el barril.

Datos del grupo industrial Instituto Americano del Petróleo (API) mostraron en la víspera que los inventarios de crudo en Estados Unidos crecieron en 4,1 millones de barriles en la semana pasada, lo que se compara con las expectativas de analistas en una encuesta de Reuters de una baja de 2,4 millones de barriles.

Las cifras se conocieron después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo, Rusia y otros aliados, un grupo conocido como OPEP+, pospusieron del martes al jueves las negociaciones sobre la política de producción del próximo año, según fuentes.

"Los reportes sobre desavenencias internas en el seno del cartel petrolero tras la reunión virtual del lunes han minado el optimismo imperante", dijo Stephen Brennock, de la correduría petrolera PVM.

Según indicó, las expectativas del mercado siguen inclinándose hacia la extensión del tramo actual de recortes durante el primer trimestre de 2021, aunque "con conocimiento pleno de que cualquier cosa por debajo generaría un frenesí brutal de ventas".

Reino Unido se convirtió el miércoles en el primer país occidental que aprueba una vacuna contra el COVID-19, adelantando a Estados Unidos y al continente europeo en el que podría ser un importante primer paso hacia un retorno a la vida normal que impulsará el consumo de crudo de vuelta a los niveles precrisis.

En esta nota

Comentarios