YPF

Escenario: Los precios se hacen sentir en medio del repunte

El debate tarifario en las audiencias implica un desafío interno para la coalición de gobierno en un año con claves electorales.

El repunte de la actividad de los últimos tres meses suma explicaciones desde esta semana. El récord de etapas de fractura en Vaca Muerta también se explica por la conexión de nuevos pozos. Las autoridades de YPF señalaron, en una reunión con inversores del exterior, que ya conectaron 18 perforaciones en bloques no convencionales, confirmando un adelanto de +e de noviembre pasado. Dijeron, además, que esperan conectar unos 48 adicionales para llegar a 76 en el primer semestre.

De este modo, dejarían en producción casi la totalidad de los 81 que habían sido perforados antes de la pandemia. Es parte de lo que explica y explicará el nivel de actividad de los próximos meses.

En el plano estrictamente político, la designación del gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, al frente de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi) es de lo más importante del primer trimestre del 2021.

El organismo fue relanzado por el gobierno nacional y su llegada a ese cargo no hubiera tenido lugar sin el respaldo de la administración de Alberto Fernández, que espera del sector petrolero y de Vaca Muerta en particular una herramienta para contener la crisis macroeconómica generando parte de las divisas que necesita el país.

En el segmento del gas, la Secretaría de Energía sumó cupos adicionales para la demanda del invierno, si bien, como se sabía, el pico del consumo en los meses más fríos necesitará de importaciones de gas.

La posible recta final hacia las elecciones de medio término empieza a recibir, en algún punto, la influencia de dos situaciones que se desprenden del sector energético. Son un desafío puertas adentro de la coalición del gobierno nacional. Pero sobre todo suman presión desde la ciudadanía.

El lunes hay algo así como una primera escala rumbo a la resolución del problema, no desprovisto de tensiones previas desde hace un año.

La audiencia pública del precio del gas planteará más claramente un posible precio de la tarifa, dilema central de la macroeconomía argentina. El país necesitará unos 3000 millones de dólares para el gas residencial y el del sector industrial. Nación buscará torcer el camino de los subsidios indiscriminados e insostenibles. El nudo: el margen que tiene para trasladar el costo real de la energía de los usuarios en medio de la pandemia del COVID-19. La otra arista de ese dilema: cómo se da una señal a posibles inversores de lo sostenible que será lo que resulte de este ámbito de discusión.

El Brent, el crudo de referencia del mar del Norte, tocó su valor más alto durante la pandemia, llegando a 71 dólares por barril, un indicador que generará presión en los surtidores y las transacciones del mercado local. Y esa es la otra arista que debe resolver el gobierno: hasta qué punto seguirá autorizando las subas a YPF que actúan como señal de largada para el precio del resto de las refinadoras.

Al margen del componente inflacionario que generan esos aumentos, la otra cara de la moneda está dada por la necesidad de sostener los precios que sean redituables en los bloques productores. Después de todo, Nación fogonea una ley para respaldar el despegue de los hidrocarburos como vía de obtención de recursos y afianzar la economía argentina.

En esta nota

Comentarios