Vista

Vista apunta a subir un 40% su producción en Vaca Muerta

La empresa logró colocar la mitad de su producción en el exterior durante el 2020. En un escenario de menores restricciones por la pandemia, plantea dar un salto.

Vista Oil & Gas espera dar un importante salto en sus niveles de producción de crudo de Vaca Muerta en el 2021 al incrementar un 40% su producción. Es parte del plan que ya la transformó en el segundo productor de shale oil de la Cuenca Neuquina. En busca de este objetivo proyecta poner en producción 16 nuevos pozos de shale oil para totalizar unos 36.

Tal como lo anticipó durante la presentación de resultados financieros, la compañía conducida por Miguel Galuccio invertirá solo este año unos 275 millones de dólares, lo que representa un 23% respecto del 2020.

Se trata de los fondos con los que apuntalará el camino en el que, al igual que el resto de las petroleras, debió bajar la marcha con las restricciones que le impuso la pandemia del COVID-19 a la demanda interna de combustibles.

Sin embargo, la empresa fue una de las que protagonizó la salida al mercado del shale oil de Vaca Muerta, el petróleo no convencional que encontró alternativas en el exterior en medio de las restricciones del mercado interno.

Empresas con bloques petroleros en Neuquén habían logrado exportaciones de hasta el 40% de su producción en junio pasado.

En esa línea, Vista incluso llegó a exportar 470 mil barriles adicionales en diciembre 2020. Fue el lapso en el que comenzó a proyectar su plan de salida de la pandemia, que también arrastraba las condiciones macroeconómicas y el freno del precio interno durante el 2019, período en el que apostó fuertemente al desarrollo de su bloque Bajada del Palo Oeste, y en el que se topó con un freno en los precios internos en la etapa prepandemia.

En el contexto de la pandemia, la compañía encontró esas soluciones en el exterior y exportó cerca de 3 millones de barriles de crudo que representaron aproximadamente el 50% del volumen vendido en el año

Durante ese período sostuvo que sus reservas probadas aumentaron a 128.1 millones de barriles de petróleo equivalente. Esto implica un índice de reemplazo de reservas de 371% y un incremento del 26% con respecto al cierre de 2019.

En el primer trimestre, el lifting cost llegó a 8 dólares por barril equivalente de petróleo, un 14% por debajo del cuarto trimestre de 2019 y un 19% por debajo del tercer trimestre de 2020.

La compañía obtuvo un flujo de caja operativo de 93.8 millones de dólares, a pesar de que los precios promedio del petróleo se redujeron un 30%. Los ingresos del cuarto trimestre crecieron en un 14% con respecto al trimestre anterior.

En esta nota

Comentarios