Vaca Muerta

¿Qué dice Macri sobre Vaca Muerta en su libro?

El expresidente contó desde su mirada el impulso al shale, pero no mencionó las dificultades macroeconómicas que pusieron obstáculos a las inversiones.

pMauricio Macri tuvo una presidencia donde Vaca Muertatuvo un protagonismo bastante particular. El ex presidente y actual titular de la Fundación FIFA quería darle continuidad a las políticas hidrocarburíferas y ubicar a la roca shale de la Cuenca Neuquina al mismo nivel que las desarrolladas en Estados Unidos, como Permian o Eagle Ford. El trasfondo político lo escribió en su libro "Primer Tiempo", de reciente publicación.

Macri contó que antes de las elecciones presidenciales del 2015 se reunió con empresarios petroleros que le brindaron detalles del potencial de la Argentina como productora de energía. "Tomé conciencia del papel estratégico que Vaca Muerta podía tener para solucionar nuestra crisis de energía", indicó. "Por supuesto que había oído hablar de Vaca Muerta y había seguido de cerca los intentos, poco exitosos, del gobierno de entonces por desarrollarla. Entrando al año electoral, supe entonces que una parte importante de nuestro futuro energético debía pasar por Vaca Muerta", señaló.

Macri dice en su libro que comprendió que el crecimiento y desarrollo de las concesiones que tiene como objetivo llegar a la roca Vaca Muerta iban a equilibrar la balanza energética. Las inversiones de grandes jugadores del sector energético estaban promoviendo una movilización de infraestructura y empleos que tocaba también a otras partes del país. Así se formaron clusters en Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires para vender productos y servicios a las operadoras de la Cuenca Neuquina.

Mari y Aranguren.jpg

"Tenemos que ser más parecidos a los gringos, salir a competir contra ellos", escribió el ex presidente Mauricio Macri en su libro "Primer Tiempo" sobre sus charlas con el sector sindical.

Quien ocupó el Sillón de Rivadavia entre 2015 y 2019 dijo que lo primero que hizo fue elaborar un plan de reglas claras para los inversores y quitar el cepo al dólar, algo que antes de su final de mandato debió restablecer por las condiciones macroeconómicas. Pero quedaba otro problema clave como lo es el costo de explotación, algo que en los últimos años mejoró y se volvió más eficiente de la mano de los pozos horizontales que incluso están siendo tomados como ejemplo en Estados Unidos, cuna del shale. Así fue a hablar con Guillermo Pereyra.

"De a poco lo fui ablandando. 'Si usted logra que su gente acepte ceder un poco, y las empresas ceden un poco y el gobierno de Neuquén y la Nación ceden un poco, esto puede explotar. Podemos generar decenas de miles de puestos de trabajo para su gremio y cientos de miles de empleos en todo el país'", aseguró Macri que le dijo.

Una vez lograda la adenda al convenio colectivo con las nuevas pautas laborales en los yacimientos no convencionales y se hicieron viajes a Houston para presentar el plan de acción en Vaca Muerta. "Hablamos con todo el mundo para convencerlos de que esta vez Argentina iba en serio con Vaca Muerta. Todos los actores se comprometieron a ceder una parte de sus exigencias porque estaban entusiasmados con ser protagonistas de la transformación", apuntó en su texto.

Macri afirma en su libro que los resultados no tardaron en llegar, que la curva de aprendizaje se aceleraba y los costos bajaban. En su texto no hace alusión alguna a los años previos de los no convencionales, donde YPF y un puñado de operadoras avanzaron en el conocimiento del shale en Argentina. Tampoco a la etapa previa en la que Neuquén puso en escena las posibilidades que se le abrían al país en este segmento de la producción hidrocarburífera.

Para Macri, las condiciones para para atraer inversiones, incrementar la producción de hidrocarburos y volver a exportar a Chile eran las ideales. El ex presidente destaca la figura de Juan José Aranguren, entonces ministro de Energía de la Nación y de su sucesores, Javier Iguacel y Gustavo Lopetegui (ya como secretarios de Energía).

p08-vaca-muerta-torre-shale-oil.jpg

"Un año después el proceso de seguridad energética parece estancado: Vaca Muerta tiene menos de la mitad de actividad que hace un año y existe una gran incertidumbre sobre el futuro del sector, en parte por el efecto de la pandemia y en parte por decisiones del propio gobierno"

"En mis años como Presidente visité varias veces Vaca Muerta. Me encantaba ir, porque veía concentrada ahí la energía y el entusiasmo que quería para todo el país. Sobre todo en el último año y medio, cuando era difícil encontrar buenas noticias en otras partes", dijo Macri en las páginas de "Primer Tiempo".

"En aquel desierto, donde la gente vivía en campamentos y bajo un clima duro, empresas nacionales y extranjeras competían para ver quién hacía más fracturas y producía más, los caminos y las instalaciones mejoraban constantemente, jóvenes que habían estudiado ponían su conocimiento al servicio del desarrollo del país: se sentía el espíritu del progreso. Vaca Muerta era un lugar con una mística especial, una mística de pioneros muy argentina y también muy patagónica, de la que me sentía orgulloso de haber contribuido al menos en una parte", aseguró.

De acuerdo a Macri, los cortes de electricidad en su gestión bajaron un 40%, se construyeron 29 centrales generación térmica y se terminaron otras 12. La capacidad para generar electricidad aumentó un 30%. "El nuevo gobierno pudo beneficiarse de esta situación en su primer verano, en el que prácticamente no hubo cortes", redactó Macri.

Mauricio Macri - Libro - Primer Tiempo.jpg

Macri: "En Vaca Muerta hay recursos fósiles y el mundo está haciendo esfuerzos y progresos enormes para dejar atrás los combustibles basados en petróleo y gas. Todavía falta mucho para que eso ocurra, pero en algún momento va a pasar, y ahí Vaca Muerta dejará de ser valiosa"

Macri no alude a las crisis macroeconómicas de su gobierno que lo obligaron a definir un precio interno del crudo a la baja a mediados del 2019, para evitar una mayor inflación producto del aumento de las naftas, algo que implicó una parálisis adicional a las inversiones en Vaca Muerta. Cuestiona al presidente Alberto Fernández, y su política de retenciones y respecto de la continuidad del cepo al dólar. El ex presidente dice en su libro que con cuatro años más con las mismas políticas se podía exportar y generar divisas similares a las que aporta el campo.

"Cada año que el yacimiento no crece es un año menos con energía barata para nuestras familias e industrias, un año menos sin los dólares que aportan sus inversiones y sus exportaciones, y un año menos sin los empleos que podría generar en Neuquén y en todo el país", dijo.

En esta nota

Comentarios