Vaca Muerta

"Pareciera que se nos desfigura el futuro de Vaca Muerta"

Luciano Fucello, country manager de NCS Multistage, analizó la situación del transporte de gas y petróleo en Vaca Muerta.

El country manager de NCS Multistage, Luciano Fucello, analizó desde un punto de vista económico y de la industria el impacto de los retrasos en la obra del Gasoducto Néstor Kirchner. "Es difícil pensar que el gasoducto esté el año que viene, a la incertidumbre se le suman los tiempos judiciales", opinó el experto en una entrevista exclusiva con +e en los estudios de LM Play.

"A la par, la actividad tiene que tener un aumento para que en el momento cero cuando se abra la válvula se tiene que llenar esa capacidad de transporte. Tiene que haber listos en ese momento 11 millones de metros cúbicos de gas para lo cual hay que hacerse pozos y tiene que haber empresas de servicios. Probablemente ese sea el próximo cuello de botella que veamos: la disponibilidad de equipamiento para poder abastecer y llenar este caño", señaló.

"El gas que consumimos en la Argentina es altamente estacional. Tenemos unos picos muy grandes en invierno, más del 50% de lo que se consume en el verano. El 20% de ese consumo se importa a través de Bolivia y del GNL por barcos", afirmó Fucello. Las dificultades de abastecimiento están en que bajó la producción de Bolivia y los precios del GNL se dispararon por la guerra en Ucrania; además en el país hay cinco cuencas productoras de las cuales cuatro están en declinación -solamente la cuenca Neuquina está en alza, de la mano de Vaca Muerta-.

“Este gran aumento de la cuenca Neuquina hace que la capacidad de transporte para evacuar ese gas y petróleo a los centros de consumo se vean comprometidas. En particular con el gas, desde Vaca Muerta se inyectan 45 millones de metros cúbicos diarios y la capacidad e transporté está en su máximo”, expresó Fucello en +e.

entrevista a Luciano Fucello.mp4

Fucello recordó que el gasoducto estaba previsto desde 2018, incluso en 2019 se pensaba en lanzar la licitación. “El gasoducto Néstor Kirchner es la obra de infraestructura más importante que tenemos y agregaría un 25% más de capacidad de transporte desde Vaca Muerta hasta los centros de consumo. Son 11 millones de metros cúbicos por día que reemplazan el GNL”, afirmó.

"Para hacer una comparación: el primer loop del gasoducto de Camisea, que es en Perú, costó 2000 millones de dólares para 700 kilómetros y se hizo en dos años. Esa obra fue de una gran complejidad, es el gasoducto más alto del mundo con 2800 metros de altura, atraviesa montañas y selvas", recordó. E indicó que un gasoducto en la llanura en el plazo de un año no es imposible, siempre que no ocurran dificultades desde lo político y lo judicial como está pasando en Argentina.

En petróleo, el petróleo de Vaca Muerta está creciendo y transportándose por el sistema de Oleoductos del Valle (Oldelval), el de Puesto Hernández a Luján de Cuyo y se está definiendo la reapertura del Oleoducto Trasandino (OTASA). "Si a Oldelval se le vence la concesión en 2028, no va a hacer el caño ahora sin tener la certidumbre de continuar con la operación. Si bien falta tiempo, esa obra hay que empezarla lo antes posible para no encontrarnos en un escenario sin poder transportar el crudo de Vaca Muerta”, analizó.

"Pareciera que se nos desfigura el futuro de Vaca Muerta, ojalá me equivoque, pero son cuellos de botella que vamos a tener que enfrentar y resolver", opinó.

En esta nota

Comentarios