Vaca Muerta

Los caminos que conducen a Vaca Muerta

Neuquén espera el OK de la licitación de la Ruta 67, clave para cerrar el circuito de calzadas hasta las áreas petroleras. Se define en estas semanas.

El circuito de rutas que conduce a Vaca Muerta se va cerrando de a poco. Con el correr de varias gestiones nacionales de gobierno, y bajo la necesidad de tener una conectividad fluida en el contexto de la reactivación de la producción hidrocarburífera, las rutas petroleras van tomando forma.

El cuadro de situación es el siguiente: se inauguró el tramo de 27,6 kilómetros desde la Ruta Provincial 51, desde el cruce con la 7 hasta el compensador del dique de San Patricio del Chañar, uno de los sectores más importantes para generar fluidez en el tránsito pesado hacia los yacimientos.

Ese camino conduce a Loma La Lata, pero además simplifica un tramo importante hacia Añelo, el centro neurálgico de donde se desprenden los senderos secundarios hacia los yacimientos del boom del shale.

Ese tramo viene en construcción desde el gobierno de Mauricio Macri, pero se terminó en el cambio de gestión con Alberto Fernández, con una aceleración de los trabajos durante los meses en la cuarentena estricta.

El cierre el circuito de rutas asfaltadas hacia Vaca Muerta aún no se termina. El segundo tramo de los 27,5 kilómetros de la Ruta 51 es la continuación de 7,5 kilómetros por la Ruta 6 hasta Centenario, una obra que tiene un 15% de avance y que permanecerá en obra al menos por un años más, de acuerdo con la información que tiene +e de las empresas que participan de los trabajo, la UTE CN Sapag SA-Rovella Carranza SA.

Interferencias en el trazado

Este tramo de la ruta atraviesa varias interferencias, como gasoductos y algunas tierras en servidumbre. Por estos días, el asfalto está deteriorado por el tránsito de camiones, a pesar de los desvíos por la segunda meseta hacia la zona de los yacimientos hidrocarburíferos.

“La Ruta 51 forma parte de un programa y una planificación que nosotros tenemos a nivel provincial de generar la mejor conectividad y mayor agilidad en el tránsito, especialmente el pesado que va a una zona productiva muy importante para el país que es Vaca Muerta, como centro de recursos hidrocarburíferos”, sostuvo Leonel Dacharry, secretario de Gobierno y Servicios Públicos de la provincia de Neuquén.

Los fondos provienen de la Corporación Andina de Fomento (CAF-Banco de Desarrollo de América Latina) con la elaboración de proyectos por parte de la UPEFE (Unidad Provincial de Enlace y Ejecución de Proyectos con Financiamiento Externo).

“La agilidad en el tránsito pesado impacta en la producción hidrocarburífera, por eso la segunda etapa se va a complementar con la duplicación de la traza de la Ruta 7”, agregó Dacharry en declaraciones periodísticas.

El tema que está pendiente es un tercer tramo de la ruta petrolera, que es la pavimentación de casi 20 kilómetros de la Ruta 67, la traza paralela por la que se desviarán los camiones a Vaca Muerta. Actualmente está consolidada de tierra y espera la apertura de sobres tras la licitación pública internacional. Fuentes del sector informaron que las ofertas se conocerían en estos días.

Había un presupuesto oficial de $946.936.445 que abarca un tramo de 19 kilómetros de longitud comprendido entre la rotonda de Pluspetrol de Autovía Norte hasta el empalme de la Ruta 51. El objetivo principal es descongestionar el tránsito de cargas y dimensiones especiales que actualmente circulan por la 7.

Se espera que el tiempo de viaje hacia los yacimientos se reduzca debido a la alta conectividad de estas calzadas que tendrán una línea directa desde el centro urbano de Neuquén hasta Añelo, sin escalas de pasar por Centenario, Vista Alegre o El Chañar.

En esta nota

Comentarios