trabajo

Petroleros: semana clave para el frente laboral en el shale

El sindicato que conduce Guillermo Pereyra tiene dos audiencias conciliatorias una en la Provincia y la otra en Trabajo de Nación.

El Sindicato de Petroleros Privados comenzó una semana clave para dos reclamos que lanzó por las condiciones de trabajo en los bloques petroleros y gasíferos en los últimos días. Uno de ellos es una queja contra una empresa de salud, un planteo que viene realizando hace meses. El otro, lo encuentra en medio de un conflicto con YPF, empresa a la que le reclama la incorporación de más personal, en la negociación que mostró con mayor dureza a la entidad sindical en este 2021.

En el primero de los casos el sindicato que conduce Guillermo Pereyra sostiene que una empresa, Emergencias Salud, no le reconoce la totalidad del pago salarial que rige por convenio colectivo de trabajo a unos 200 trabajadores.

Hoy hubo una audiencia en la Subsecretaría de Trabajo de la Provincia, no hubo acuerdo, y las partes volverán a retomar la negociación el miércoles próximo.

Para ese día también está prevista la reanudación de la conciliación obligatoria convocada por el ministerio de Trabajo de la Nación, luego de que el gremio lanzara un plan de lucha reclamando la incorporación de un trabajador más en las cuadrillas destinadas a las fracturas (fracking) en los pozos perforadores.

En un crítico comunicado, el Sindicato planteó a finales de la semana pasada una situación de sobrecarga laboral, en medio de la reactivación que viene suponiendo el aumento de la actividad de los últimos tres meses. Se trata del plazo en que el peor escenario de la pandemia tendió a modificarse con el ingreso de nuevos perforadores para los pozos de gas y el leve repunte de la demanda interna de crudo.

El gremio firmó sobre finales del 2020 un acuerdo de productividad y sustentabilidad de la industria petrolera, que trajo atado un aporte salarial de las petroleras.

El escenario, si bien es una mejor sustancial respecto del peor momento del 2020, sigue atado a los vaivenes de la demanda interna de gas y petróleo. En Neuquén hay unos 1800 trabajadores que continúan permaneciendo en sus hogares, parte de ellos rotando con otros trabajadores en los yacimientos, y por ende cobrando salarios por debajo de lo que establece su escala salarial.

En esta nota

Comentarios