shale

Una pionera del shale en EE.UU. evalúa pedir la quiebra

Chesapeake bajó dramáticamente su actividad por el desplome del crudo. El acceso de financiamiento es otro obstáculo.

Chesapeake Energy Corp, unas de las primeras empresas de la "shale revolution", informó que ya no puede acceder a financiamiento y que está evaluando una reestructuración judicial por bancarrota de sus más de 9.000 millones de dólares en deuda si los precios del petróleo no se recuperan de la profunda caída provocada por la pandemia del COVID-19.

Reuters informó el mes pasado que el productor pionero de gas de esquisto estaba en negociaciones para buscar financiamiento por bancarrota y discutiendo un posible crédito para ayudar a sus operaciones durante los procedimientos judiciales.

Los vencimientos de deuda y gastos por intereses combinados suman más de 1.000 millones de dólares, según documentos de la compañía. Cerca de 250 millones de dólares en bonos vencen este año.

La compañía con sede en Oklahoma dijo que la revisión del valor de sus reservas de petróleo y gas sin explotar este trimestre probablemente muestre una disminución debido a su situación financiera, reduciendo su capacidad de endeudarse contra esos activos.

Chesapeake dijo la semana pasada que prepagaría 25 millones de dólares en incentivos a ejecutivos. Sus pares Whiting Petroleum Corp and Diamond Offshore Drilling Inc también entregaron compensaciones en efectivo a directivos antes de presentar solicitudes de bancarrota el mes pasado.

La solicitud de bancarrota sería la culminación de un largo vuelco de Chesapeake, una compañía que ayudó a revolucionar a la industria de la energía mediante la extracción incesante de petróleo y gas sin explotar desde formaciones de roca de esquisto, un método controvertido que se conoció como fracturación.

La compañía trataba poner un mayor énfasis en el petróleo cuando una guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia a principios de este año descarriló sus planes. El brote de coronavirus le dio otro golpe, debido a que provocó una disminución de la demanda de energía al cerrar grandes sectores de la economía mundial.

Los precios del petróleo en Estados Unidos han caído alrededor de un 60% en lo que va del año y en abril cotizaron con precios negativos por primera vez en la historia.

Las acciones de la compañía caían más de 4,5% a 14,01 dólares.

LEÉ MÁS

Barril en rojo: la caída histórica del petróleo de EE.UU.

Crisis en el shale. ¿Qué se discute en EE.UU.?

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar