residuos

Residuos petroleros: cómo trabajan las tratadoras en la pandemia

Dos de las tres empresas principales se ocuparon de achicar el stock acumulado en medio de la baja de la actividad en Vaca Muerta.

La subsecretaría de Ambiente de Neuquén informó que el tratamiento de residuos petroleros de Vaca Muerta se realiza de forma normal. En rigor, la pandemia del coronavirus no había implicado un parate para ninguna de las empresas con plantas de tratamiento en cercanías de Añelo, salvo en uno de los casos.

El caída de abril en las perforaciones del segmento no convencional, abrió paso a un período en el que se autorizó a las empresas del rubro a continuar su día a día con planes de reducción de volúmenes de stock.

Esto es, ante la baja en el ingreso de nuevos residuos, atacar el problema de la acumulación correspondiente a meses previos, en un contexto de incremento de la actividad de perforación.

De las tres tratadoras con instalaciones en Añelo o cerca del ejido de la localidad, Indarsa, Treater y Comarsa, solo la última se amparó en el decreto del gobierno nacional que estableció los límites para las actividades que se podían o no realizar sin riesgo de propagación de contagios de coronavirus. Esto también le valió no poder recibir nuevos residuos, si llegado el caso existía una demanda puntual para arrojar desechos en sus instalaciones, informaron las fuentes consultadas.

En ese primer período que abarcó todo abril, las otras dos empresas abordaron el trabajo de reducción de volúmenes de stock de residuos, ante la caída de la actividad en un mes en el que no recibieron desechos de los campos petroleros, paralizados en buena medida por la caída de la demanda de petróleo.

Sin embargo, desde el 18 de mayo Comarsa se sumó nuevamente a la actividad. La empresa también formalizó un plan de adecuación de volumenes de residuo que tiene en el Parque Industrial de la capital provincial. Ya no puede utilizar más esas instalaciones, y se comprometió a achicar el stock que tiene allí en los próximos tres años y medio, luego de un plan original en el que pedía cinco años para realizar esa tarea.

pileta añelo.jpg

El crecimiento de los recortes producto de los pozos perforados en Vaca Muerta tuvo un despegue durante los últimos tres años. Con ello, las empresas que tratan esa basura quedaron en buena medida en boca de sectores que pujan por la preservación del ambiente, pero también por intereses políticos y económicos, la mayoría de las veces sin datos oficiales prevaleciendo en esas pujas.

Los últimos datos oficiales disponibles hablan de que el volumen de residuos se triplicó: mientras en 2016 el shale dejó 49.797 m3 de residuos, en 2017 fueron 109.350 m3, para pasar a 167.428 en el 2018.

LEÉ MÁS

La última escala de los residuos: los 57 pozos sumideros en Vaca Muerta

En el shale se triplicó la cantidad de residuos

En esta nota

Comentarios