recortes

J.P. Morgan prevé recortes adicionales de crudo por el COVID-19

Los analistas de la firma financiera afirman que Arabia Saudí podría ofrecer más recortes en su producción. El 30 de noviembre hay una nueva cumbre de la OPEP.

El empeoramiento de las perspectivas de la demanda mundial de petróleo llevará a la OPEP a revertir la flexibilización de los recortes de petróleo prevista para 2021, y Arabia Saudí podría ofrecer recortes más profundos para llevar la producción por debajo de su cuota actual, dijo J.P. Morgan en una nota de análisis.

"En contra de las posiciones relativamente bajistas de los inversores sobre las perspectivas de la demanda a corto plazo, debido a la posible aceleración de la pandemia de COVID-19 de cara al invierno, destacamos el potencial de los saudíes para impulsar recortes adicionales en la reunión de la OPEP del 30 de noviembre", dijeron en una nota los analistas, entre ellos Christyan Malek.

"Nuestro escenario base es una inversión del aumento de la producción de 1,9 millones de barriles por día programado para el 2021, con un escenario alcista de un recorte más profundo en el que Arabia Saudí reduciría sus propias cuotas aún más (en caso de que las perspectivas de la demanda empeoren)", dijo J.P. Morgan.

Las potencias productoras nucleadas en la OPEP +, el cartel de países que integra también Rusia, viene de aplicar recortes en la producción en el primer tramo del 2020 para sostener los precios. Marzo había marcado una cota histórica a la baja, con valores que como en el caso del WTI, el crudo de referencia de Estados Unidos, habían implicado mínimos de cotización con precios negativos: la falta de espacio de almacenamiento para el crudo que sobraba en el mundo tuvo ese efecto durísimo en el mercado mundial.

Los recortes de los países productores funcionaron. Pero ahora el mundo petrolero se debate acerca de la posible continuidad o no de la baja de los suministros. Los efectos de la cuarentena implicaron recortes en la demanda industrial y en la de combustibles para la circulación de vehículos. Ese escenario se fue modificando de acuerdo a las flexibilizaciones de aislamientos a lo largo y ancho del globo, pero ahora la incógnita pasa por saber qué sucederá con los rebrotes de COVID-19 que se están registrando en países que habían asistido a una primera oleada.

En Argentina, por caso, la baja del consumo se encuentra en torno al 60% del consumo habitual de combustibles. Sin embargo, queda por ver el escenario que podrá observarse en los próximos meses de acuerdo a las restricciones que se apliquen para atenuar el duro contexto que impone la evolución de contagios.

En esta nota

Comentarios