Pymes

Las pymes negocian los contratos del después del COVID-19

La Federación de Empresas del Sector Energético de Neuquén se volvió a reunir con YPF para establecer pautas de contratación ante una posible reactivación.

Las pymes afinan el lápiz en la relación que tienen con YPF, en el contexto de los anuncios de la suba de equipos en Vaca Muerta, un fenómeno central para la reactivación de la economía local.

El jueves pasado se realizó otra reunión virtual entre representantes de la compañía nacional, la Federación de Empresas del Sector Energético de Neuquén (Fecene) y el gobierno neuquino.

¿El objetivo? Diseñar los nuevos contratos y poner un orden de prioridades en los servicios para cuando llegue el tiempo de la reactivación con la mira en marzo de 2021, cuando se espera que haya 24 perforadores, 18 de workover, otros 18 de pulling y 20 de coiled tubing, en la Cuenca Neuquina.

“Fue una reunión muy buena y productiva de una serie que hemos tenido, donde hemos puesto sobre la mesa nuevamente el tema de los contratos para las pymes que han tenido una baja en la actividad durante la pandemia”, sostuvo a +e Edgardo Phielipp, representante de la Fecene por Acipan.

En la reunión virtual también estuvieron presentes los empresarios Mauricio Uribe, Daniel Donzález y Cristian Bergese, de la Federación que agrupa a las compañías del sector energético.

Uno de los temas centrales son los costos que la operadora les ha solicitado a algunos proveedores para esta nueva etapa de Vaca Muerta, que están en el orden del 30% de reducción.

Para las pymes, estar dentro de la órbita de contratos “on call”, como se llama en la industria (certificaciones por trabajos realizados no mensualizados) a decenas de compañías que quedaron aplastadas por la baja de la actividad.

La mayoría que sufrieron recortes son las que están asociadas a las compañías de servicios de fractura, que en los meses de abril y mayo suspendieron sus servicios y no pudieron facturar.

“Somos optimistas y tenemos fe en que podamos llegar a acuerdos para que las empresas neuquinas puedan volver a trabajar en la industria” agregó Phielipp.

El ATP y el fin

En este contexto, algunas sobrevivieron con la línea del Programa de Asistencia a la Producción y al Trabajo (ATP) que paga el 40% de los sueldos de los privados. Nación ya anunció que el próximo mes no se abonarán los ATP, un subsidio costoso que se implementó para sostener al sistema privado.

Pero esa ayuda en la industria petrolera, que maneja otros montos contractuales, en terminos de facturación y deudas, no alcanzó para que todas puedan pagar los salarios en forma regular.

“Vamos a tener otras reuniones para ir definiendo el tema de los contratos, que son la garantía que están esperando las pymes”, sostuvo el representante de Fecene.

Dentro del espectro de pymes del sector energético, las más complicadas en la pandemia son las del denominado “tercer anillo” de facturación, asociadas a las de servicios, como las metalúrgicas, que ofrecen servicios puntuales como proveedores de la industria.

Hasta hace un año, estas compañías facturaron cerca de $5 mil millones solo en un mes, un monto importante para ese segmento.

En esta nota

Comentarios