Pymes

La apuesta de las pymes a los yacimientos maduros

Sienergía, un consorcio de empresas neuquinas, busca recuperar campos maduros. Son costos más bajos que el shale. Serán co-operadores con multinacionales.

Las pymes neuquinas tienen una oportunidad única en puerta en medio de la tormenta: una veta de negocios a la sombra de las grandes operadoras, cuya promesa no solamente es generar rentabilidad, sino formar un consorcio mucho más amplio de compañías que operan yacimientos, como el modelo de las “independent” de los Estados Unidos.

Carlos Martínez es presidente de Petrolsur SA y forma parte de Sienergía, el consorcio de compañías que se agruparon para desarrollar proyectos de hidrocarburos convencionales y que buscan que el gobierno provincial pueda otorgarles licencias para operar algunas áreas.

El consorcio está integrado por Pigasus de Federico García, Vial SRL de Agustina Landoni, Inteyco de Diego Jerez, Comercial Argentina de Sebastián Martínez, Echegaray-Fernández de Gonzalo Echegaray y Mariano Hasperue e IBC Company de Darío Belisle.

¿Cual es el objetivo? Hacer un relevamiento de los campos maduros en la Cuenca Neuquina (incluso en los que hoy se desarrollan pilotos de shale en forma simultánea) y lograr que las empresas comiencen a operar, sin perforación, bajando costos de producción.

“Creo que la oportunidad para nosotros como consorcio se genera puntualmente en la aparición de lo no convencional y los pozos de grandes niveles de producción en Vaca Muerta llegó a que la asignación presupuestaria destinadas los NOC, que requieren mucha inversión de beneficio rápido y todos los recursos se vuelcan ahí”, sostuvo Martínez en diálogo con +e.

El contexto de rentabilidad para las pequeñas empresas que emprenden la meta de ser pequeñas operadoras está relacionado con que los costos de producción del shale son elevados e inaccesibles para las estructuras de la pequeña y mediana empresa. Con un lifting cost entre 35 y 40 dólares, no es posible avanzar salvo para las multinacionales.

En Neuquén hay varios yacimientos maduros donde, por ejemplo, YPF comenzó a perforar pozos no convencionales, como Chihuido de la Sierra Negra, un área que fue furor en el “viejo petróleo” de la década del 70 y que abastecía a parte del país. “Tenemos estudios analizados, objetivos en diferentes áreas. En el análisis que hicimos hay pozos que hace muchos años, más de tres años, no tienen una inversión para la estimulación, hablando de convencional, y nuestra idea es bajar costos, tener utilidad y de a poco tener producción incremental en estos pozos”, agregó el empresario.

Hay pozos en campos maduros que producen entre 200 y 300 barriles de crudo por día, lo que podría mejorarse con tratamiento de recuperación secundaria. Para las operadoras deja de ser rentable, pero para un consorcio pyme es una oportunidad de repartir utilidades, con un porcentaje de la producción en sociedad con las operadoras.

Por ahora, el proyecto asoma novedoso y hay decenas de compañías dispuestas a sumarse, para una alternativa de emprender en estos tiempos de crisis.

En esta nota

Comentarios