Pymes

Pymes buscan salir del infierno para meterse en la reactivación

Edgardo Phielipp, de la Fecene, sostuvo que pedirán al gobierno neuquino más ayuda para las empresas que resistieron sin despidos.

La expectativa de reactivación hidrocarburífera en la Cuenca Neuquina, con el anuncio de 24 perforadores para marzo de 2021, aún no saca a las pymes de la compleja situación financiera que viven muchas de ellas.

Edgardo Phielipp, integrante de la Federación de Cámaras del Sector Energético de Neuquén (Fecene), sostuvo a +e que solicitarán al gobierno provincial mejores condiciones impositivas y crediticias para las empresas que pasaron la pandemia sin despedir empleados y atravesando la crisis.

Si bien desde el Centro Pyme y el gobierno provincial se sigue de cerca la delicada situación que atravesaron, el sector pretende meterse de lleno en la reactivación de 2021. Algunas compañías tuvieron (y tienen) serias dificultades para pagar los sueldos, más allá de la ayuda nacional del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP).

No obstante, el sector está solicitando que continúen los pagos de los ATP en plena crisis.

“Se revirtió el proceso y la tendencia en ese aspecto de estar la actividad paralizada prácticamente y ha empezado a algún nivel de actividad; tenemos expectativas con el Plan Gas 4. Seguramente vamos a estar mejor a los niveles de marzo, pero no a los de la prepandemia”, indicó el empresario respecto del cuadro de situación.

Desde la Cámara Empresarial, Industria y Afines de Neuquén (Ceipa) se relevó que situación de las pymes neuquinas en septiembre no había sido el mejor, en una encuesta a 44 empresas sobre deudas, costos y proyecciones a futuro.

Durante abril y mayo, la mayoría de las pymes no facturaron y vivieron del cobro de servicios atrasados de las operadoras. Pero a partir de junio y julio la crisis se comenzó a agravar, en el contexto del coronavirus y las restricciones.

Incluso, para poder sobrevivir sin facturas, algunas compañías empezaron a descapitalizarse: vendieron tráileres y otras maquinarias para poder amortiguar el impacto de las deudas.

“En principio, hay un grupo de empresas que ha resultado más afectada por tener menos espalda y ha tenido que afrontar la situación sin despidos, es un tema que no es menor, es una actividad que ha tenido a todo el personal en su domicilio, en el sector de las pymes prácticamente no han existido despidos, no así en otras empresas de otra dimensión”, indicó Phielipp.

“De algunas de esas empresas veremos qué pasa en la realidad y cómo van a continuar. Muchas estuvieron por cerrar sus puertas y no lo hicieron durante estos meses, por eso requerimos un soporte por parte del Estado”, añadió.

Así las cosas, la apuesta grande es no cerrar y volcarse de lleno a la reactivación de 2021.

Informe. Duro relato de las cámaras

Pago de deudas. El 70% de las pymes consultadas en un sondeo de CEIPA tuvo que pagar deuda con capital propio durante la pandemia. Son 30 de 44 empresas consultadas.

Pago de impuestos. El 44% de las compañías respondieron en el sondeo que tuvieron que postergar el pago de impuestos y obligaciones fiscales durante la pandemia. Fue por no facturar por varios meses.

Descapitalización. También 15 empresas -el 24%- tuvieron que liquidad y deshacerse del capital (vehículos, maquinarias y herramientas y tráileres) para poder sobrevivir en estos meses sin actividad.

En esta nota

Comentarios