producción

El shale de YPF creció un 62% en el ingreso a la pandemia

La empresa pasó de 72.100 a 117.200 barriles equivalentes de petróleo en sus principales áreas en Neuquén. Es el salto interanual del primer cuatrimestre del 2020.

FERNANDO CASTRO - fcastro@lmneuquen.com.ar

La producción no convencional de YPF, aquella que sale de sus áreas de Vaca Muerta, dio un salto del 62,2% en el primer cuatrimestre del 2020. La productora más grande del país pasó de 72.100 barriles de petróleo equivalentes a 117.200 de forma interanual.

El salto en buena medida lo explica su crecimiento en la zona caliente de la formación shale, con Loma Campana, La Amarga Chica y Bandurria Sur, el grupo de áreas donde la petrolera se hace fuerte para poder contrarrestar el declino de sus campos convencionales en el resto del país.

La información es parte de la que está compartiendo por estas horas la compañía en una rueda de encuentros con inversores, luego de dar a conocer también esta semana su balance. Ofrece en buena medida una foto de las opciones que está tomando producto del rendimiento de sus pozos y los costos que logró alcanzar.

Según los datos oficiales, mientras en el total nacional su producción de crudo declinó un 0,6%, el shale oil de Vaca Muerta subió un 41% en términos interanuales en el período en cuestión.

En gas, el salto fue algo mayor, con un crecimiento del 61,8%.

YPF incrementó su producción nacional un 4,9% en ese período. Pasó de 486.500 barriles de petróleo equivalentes a 510.300. Esa variación implicó un aumento del 10% en gas en términos interanuales.

En Vaca Muerta, la empresa mantuvo 22 equipos en sus principales áreas, de los cuales tres no estuvieron operativos.

El precio de las naftas y la llegada del coronavirus

La información que hizo pública la petrolera da una muestra de las opciones que viene tomando en el último año, en un escenario de presión sobre sus finanzas.

Tuvo que ajustar su cartera de inversiones, en medio de la caída del precio interno del crudo, primero por el decreto 566/19 (gobierno de Mauricio Macri) y luego por el freno en la suba de las naftas (gobierno de Alberto Fernández). Esto implició que no pudiera trasladar el valor internacional del crudo a surtidores, con una política nacional que buscó evitar mayores saltos inflacionarios producto del precio de los combustibles y la expectativa que eso genera en todos los precios de la economía.

Al mismo tiempo, YPF tomó la opción de acelerar en las áreas que ya conoce en no convencionales, en lo que parece indicar donde consigue su mejor ecuación de costos para un contexto de restricciones financieras como las que sobrelleva.

La principal productora de naftas del país también recibe el embate por estos días la crisis adicional que se posa sobre todas las áreas del Mundo: la baja del precio del Brent, la caída de la demanda interna de combustibles, y la falta de mercados como otra opción para comercializar su crudo.

LEÉ MÁS

En Vaca Muerta están 7 de cada 10 pozos petroleros más productivos

Las áreas que son parte de la zona caliente de Vaca Muerta

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar