producción

El efecto pandemia en YPF

La pérdida neta en el segundo trimestre de este año alcanzó los 85.000 millones de pesos. La demanda deprimida, una clave.

YPF publicó sus resultados financieros del segundo trimestre del 2020, el periodo de mayor impacto de la pandemia del COVID-19. Al igual que en el resto del mundo, la demanda de petróleo y combustibles tuvo una depresión inédita que obligó a recortar la producción a escala global.

La petrolera estatal argentina lo hizo en abril con Loma Campana, el emblema del shale oil en Vaca Muerta: un 50% menos de producción. Desde fines de mayo se puede observar un repunte en el yacimiento por la reapertura de pozos ante la flexibilización de la cuarentena.

La pérdida neta de YPF fue de 85.000 millones de pesos en el segundo trimestre del año. Todo producto del combo entre caída de precios del crudo y baja de venta de naftas. En el primer caso, la petrolera comercializó sus barriles a un promedio de u$s 28,90 la unidad; las naftas cayeron un 85% en el momento más estricto del aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) que implementó el gobierno argentino ante el COVID-19.

En la presentación de los resultados ante inversores, YPF destacó un crecimiento positivo de la producción pese al contexto de pandemia que persiste en el segundo trimestre del año. Loma Campana sigue siendo, tal como se observa en el gráfico, un área eficaz y de pronta recuperación una vez que la demanda se acomode.

Los producción convencional de petróleo y gas representa el 66% de la actividad de YPF en el país, mientras que el 21% viene del shale de Vaca Muerta y el 13% tiene origen en las formaciones tight donde la compañía mantiene pozos -aunque en el terreno de los no convencionales, el shale es el que manda en la Cuenca Neuquina-.

Los precios bajos también se vieron en el gas. El precio promedio fue de u$s 2,50 el millón de BTU en este periodo, cuando un año antes era de 3,90.

p07-efecto-pandemia-ypf.jpg

“Durante el segundo trimestre mantuvimos precios en surtidor congelados en pesos a pesar de las condiciones desfavorables del precio del crudo y de los refinados a nivel internacional”, dijo el CEO de YPF, Segio Affronti, ante inversores.

La compañía, a través de un comunicado, indicó que “está ejecutando una fuerte revisión de su estructura de costos para lograr una operación competitiva a nivel mundial y promoviendo eficiencias que le permitan preparar el escenario para cuando se supere la situación. En el plano financiero, se logró durante el mes de julio un canje de deuda exitoso que le permite mejorar su perfil de endeudamiento”.

Hay dos medidas políticas que YPF consideró importantes para el futuro de sus números. En mayo se aplicó el barril criollo de u$s 45, con el fin de desacoplar los precios internacionales a la baja y fijar un precio interno por encima del mercado. Así, se buscaba sostener la actividad y las regalías provinciales. A la vez, se esperan los resultados del nuevo Plan Gas que esta gestión denomina Esquema Gas 2020/2024.

En esta nota

Comentarios