Precios

A Gutiérrez no le cierra un barril criollo de dos precios

El gobernador sostuvo que la nueva versión en la que trabaja nación puede conspirar con la certeza que buscan los inversores del sector petrolero.

El gobernador Omar Gutiérrez mostró su desacuerdo hoy con la aplicación de dos precios para el nuevo precio en el que trabaja el gobierno nacional para establecer un valor sostén del crudo en Argentina, la nueva versión del denominado barril criollo.

En una videoconferencia organizada por el Club del Petróleo, el mandatario neuquino consideró que establecer dos valores, uno para la producción de crudo y el pago regalías, y otro para las compras que hacen las refinadoras en el mercado interno, atenta contra las certezas que buscan inversores en el exterior.

“No estoy de acuerdo en varios precios del barril criollo, en cómo puede impactar no ya un solo precio, sino que hayan dos precios. Va a desalentar las inversiones. Se dice que esas condiciones van a saldar las fricciones entre el los sectores de la industria petrolera. No es buena la señal de Argentina al mundo con dos precios. Entiendo cuál es el motivo de la confrontación. Pero debo decir que si queremos ser un país normal y dar ciertas tranquilidades a los inversores, no podemos ir a pedirle al Presidente (Alberto Fernández) que firme un decreto con dos precios”, dijo Gutiérrez.

El neuquino recordó que por la falta de acuerdo entre las refinadoras y las productoras, cuando se estableció el actual valor sostén, Alberto Fernández, luego de tres meses de discusiones y desacuerdos, saldó esas diferencias con un decreto.

“Hay que cuidar al presidente de turno y fortalecerlo”, planteó ante el auditorio virtual conformado por referentes de toda la industria en el país, en Canadá y Houston, a quienes les agradeció también seguir creyendo en Vaca Muerta.

Tal como lo adelantó +e, el gobierno nacional viene trabajando en un nuevo valor para el mercado petrolero en Argentina. Gutiérrez se refirió a una nueva versión en ciernes con una franja de precios.

La principal modificación pasaría por permitir un valor de comercialización interno, de modo que las refinadoras puedan capturar una porción de renta mayor en los surtidores, ya que el crudo en Argentina se vendería a un valor menor al que se establecería para el cobro de regalías provinciales, en torno a los 45 dólares.

Así se daría una señal a un sector que perdió durante el actual decreto del barril criollo, ya que debió pagar en el mercado interno un valor más alto que el de la cotización internacional, sin poder realizar compras en el exterior, donde el petróleo estaba a un precio más bajo. Es decir, no pudieron refinar un crudo comprado a un menor precio ni trasladar aumentos de precio en surtidores sino hasta el mes pasado y el actual.

Gutiérrez también habló del Plan Gas 4, el precio estímulo que el gobierno nacional está a punto de lanzar. Tal como lo adelantó hoy +e, se trata de un programa para el que el gobierno nacional prevé unos 20 mil millones de pesos para una garantía de precios que se aplicaría con una transferencia de recursos a la demanda de gas.

Al mismo tiempo, se prevé unos 58 mil millones de pesos adicionales para terminar de saldar el gas de la resolución 47/16, el subsidio a la producción de shale gas durante la gestión de Cambiemos, cuyo último año de vigencia es el 2021.

“Es un incentivo que convierte un subsidio en una inversión pública. Ese dólar que se dice que va a remunerar la demanda, es de inversión pública, no de gasto fiscal. Más divisas en inversión, menos problemas en la macroeconomía. Más gas, mejor precio interno, más industria, más trabajo, por eso es una inversión un plan de estas características, no un subsidio”, opinó Gutiérrez.

Sostuvo que según están hoy las cosas “vamos camino a importar gas, es inminente tener que consensuar el plan gas y lanzarlo”.

Ante una pregunta del moderador de la charla, Gustavo Albrech, CEO de Roch, acerca del diagnóstico del sector que recibe Gutiérrez del gobierno nacional, el mandatario neuquino afirmó que “son absolutamente conscientes del potencial de Vaca Muerta y de lo que se necesita y los beneficios que puede reportar la industria en todos los órdenes”.

En ese sentido, afirmó, “sinceramente no veo ninguna diferencia entre la identificación del potencial y los efectos que tendría en la economía el desarrollo” de los no convencionales. Lo que hace falta, sostuvo, son los acuerdos que de todos los sectores, el mundo político, los gobiernos, y las empresas, para establecer los criterios que permitan sostener en el mediano y largo plazo “uno de los pilares productivos para el país”.

En esta nota

Comentarios