petroleros

Incertidumbre para 50.000 petroleros de todo el país

Es el número de trabajadores vinculados a la actividad del petróleo y el gas. Los sindicatos negocian con el objetivo de sostener los empleos.

Esta semana comenzó una ronda de teleconferencias entre sindicatos y las empresas para determinar los pasos a seguir en la industria hidrocarburífera en contexto del coronavirus. El planteo gremial es el sostenimiento de los puestos laborales y también es la máxima que persigue el gobierno de Neuquén. Los petroleros que están empleados directamente en el sector ascienden a 50.000 entre todas las cuencas productoras.

Sin embargo, el aislamiento preventivo y obligatorio llevó a que en los yacimientos sólo se esté trabajando con el 20% de la dotación de personal de petroleros. La cifra crece si se suman otros sectores como camioneros, que tienen una fuerte influencia en la actividad que involucra al fracking. Con la caída de las etapas de fractura en el último tramo del 2019, se empezó a sentir la disminución de la actividad.

El dato de los 50.000 petroleros corresponde a la última actualización del Observatorio de la Dinámica Laboral, dependiente del Ministerio de Trabajo de la Nación, a diciembre de 2019. En Neuquén se estimaron aproximadamente 22.000 petroleros afectados directamente a la industria, casi el 80% se desempeña en empresas de servicios. Siguen Chubut con 13.000, Santa Cruz con 7000, Río Negro con 2500, Tierra del Fuego con 700 y el resto se reparte en La Pampa, Mendoza y Salta.

"Las pymes no tienen para aguantar ni un mes porque facturan y lo destinan al capital de trabajo", manifestó Guillermo Pereyra, titular del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa en declaraciones radiales. Tras una reunión con las empresas, el dirigente señaló: "Yo nunca lo viví a esto. Es una cosa nueva, hay que buscar la forma como podemos cubrir".

La Cámara de Empresas de Operarios Petroleras Especiales (CEOPE) propuso un procedimiento preventivo de crisis a los sindicatos, que recibió el rechazo del frente gremial: estas compañías querían pagar un equivalente al 50% del sueldo. Otra empresa que movió el avispero fue EDVSA, una empresa de construcción con presencia en las cuencas productoras, que pretendía suspender a casi 600 trabajadores petroleros y de la construcción.

"Vamos a seguir cruzando los mails que sean necesarios para volver el próximo viernes para ver si podemos ir cerrando. Esto está en una comunicación permanente para no tratarlo como un preventivo de crisis", apuntó. "He hablando con todas las organizaciones sindicales del país, vamos a hacer una presentación para que se sumen las empresas de la CEOPE a este diálogo que tenemos con las productoras y poder arreglar en conjunto todo", agregó.

El escenario de desplome de las fracturas en los pozos shale, que tuvo como punto inicial el DNU 566 de agosto, que congeló las naftas por tres meses poniéndole un techo al crudo, tuvo un ligero repunte en este primer trimestre del año. Sin embargo, a fin de abril se verá el impacto del coronavirus y el aislamiento. Por lo pronto, un dato desalentador para el fracking es el programa de retiros voluntarios que promueve Schlumberger, una de las "frackeras" más importantes que ha cedido terreno.

Los sindicatos de la industria desaconsejan aceptar retiros voluntarios debido a que la crisis en el sector hidrocarburífero será más cruda con el aislamiento social, el cierre de fronteras y las medidas que están estancando la venta de combustibles. Los estacioneros dicen que venden entre un 15 y 20 por ciento de su stock, por lo que muchas estaciones de servicio trabajan a pérdida.

Desde la provincia de Chubut, el dirigente sindical Jorge Ávila también tuvo un encuentro con las operadoras y apuntó a las empresas de servicios. "De aquí en adelante, hay que empezar a sortear escollos”, enfatizó. "Entre todos tenemos que ser capaces de resolver los problemas, que son serios y proponer soluciones que sean superadoras", añadió el líder de los petroleros chubutenses.

"Los trabajadores petroleros sabemos lo que es el sacrificio, nadie nos va a contar lo que es poner el hombro en las difíciles. Esta es muy dura, pero no vamos a aflojar, como nunca lo hicimos. Nos vamos a cuidar, porque en ese cuidado está también el de nuestras familias. Pero Argentina sabe que vamos a seguir poniendo el lomo como siempre", remarcó el titular del gremio de Chubut.

Los días que vienen serán los más duros para los trabajadores, en el marco de las negociaciones para conservar los puestos de trabajo y atentos a que esta crisis no es sólo local o de la industria, sino que es una crisis en la demanda mundial por el impacto de las medidas para prevenir el coronavirus.

En esta nota

Comentarios