petróleo

¿Por qué se cae el precio del petróleo y qué implica para Vaca Muerta?

La negativa de Rusia a recortar producción impulsa una baja mundial del petróleo. El 35% del presupuesto neuquino está atado a los precios internacionales.

Fernando Castro - fcastro@lmneuquen.com.ar

El precio del petróleo Brent experimentó este domingo una baja histórica del 30 por ciento en un solo día. Para encontrar un registro similar hay que recurrir a la Guerra del Golfo, hoy casi en otra era. El viernes el crudo cerró a 46 dólares. Este domingo tocó un piso de 30 dólares para llegar nuevamente a 35. Un combo de gepolítica, falta de acuerdo entre potencias productoras, excedentes de crudo y el coronavirus, está provocando una caída cuyo piso todavía nadie puede vaticinar. Este valor, que rige buena parte de la economía mundial, afectará la recaudación e impone un interrogante adicional sobre el desarrollo de Vaca Muerta.

¿Por qué se produce la baja histórica?

Estados Unidos es un gran nuevo jugador a partir del desarrollo de su shale oil, llegando a unos 12 millones de barriles diarios. Tuvo en los últimos años un rol central para que haya más disponibilidad de crudo. La mayor cantidad de barriles disponibles en el mercado actúa como un impulsor de la baja.

Las principales potencias productoras con Arabia Saudita y Rusia a la cabeza venían cerrando acuerdos para acotar la producción. Así, a través de recortes que cada país aceptaba hacer, se buscó que el valor del barril no cayera tanto, de modo que esa variable no afectara a largo plazo a sus economías.

Este fin de semana ese acuerdo no pudo ser reeditado en Viena, a donde la OPEP+ no pudo sellarlo. Rusia se negó a seguir bajando su producción y de este modo surgió una nueva señal: Habrá más petróleo disponible en un contexto en el que el coronavirus le pone también un freno a las principales economías del mundo, con China a la cabeza. Así se da un escenario de disponibilidad de más crudo con uno de menor demanda. Algunos especialistas del sector creen que se trata de una estrategia de Rusia para poner en crisis los desarrollos shale de Estados Unidos, algo que en la última década modificó la lógica del mercado, con un nuevo actor de peso en la potencia norteamericana.

¿Cómo impacta esto en el mercado argentino?

Las bajas sucesivas del último mes, que se dieron en el contexto de expansión del coronavirus, habían descomprimido las tensiones en el sector petrolero vinculadas a los precios de combustibles en Argentina.

Desde agosto pasado, las dos administraciones nacionales (Macri y Fernández) intervinieron, cada una a su modo, para moderar el precio local del crudo.

Macri emitió el decreto de necesidad y urgencia 566 que fijó un valor más bajo que el internacional para el mercado argentino. Así buscó que la cotización del Brent, el crudo de referencia para el país, no impulsara incrementos en los surtidores. Fernández decidió no autorizar subas de combustible. Esto provoco una retracción del proceso de inversiones y es parte de la crisis que viene afectando el desarrollo de Vaca Muerta.

El shale argentino en buena medida arrastra el lastre de un precio interno contenido, que ahora suma un factor adicional en una baja aún más profunda, esta vez producto del escenario geopolítico y la puja entre las potencias productoras. El precio en Argentina fue de unos 50/55 dólares por cada barril en los dos últimos meses. Ahora ese valor está unos 20 dólares por debajo.

Las inversiones en Vaca Muerta

Una baja de este tenor implica interrogantes para el desarrollo petrolero del principal proyecto energético del país, en un contexto en el que también se afectan todas las cuencas productoras. Las principales empresas productoras hacían números a la espera de una política más clara para determinar si estaban dispuestas a asumir más riesgos de los que vienen asumiendo. El gobierno nacional prepara una ley para estimular al sector petrolero, tal como lo adelantó Fernández en su discurso de apertura de sesiones ordinarias en el Congreso de la Nación.

Las petroleras buscan saber si finalmente habría condiciones de mercado para el desarrollo de las áreas no convencionales en Neuquén. La baja del crudo implica un grueso obstáculo adicional, si este escenario de precios bajos persiste.

Al mismo tiempo, les impone el desafío de ser aún más competitivas y ajustar todos sus costos en los no convencionales, donde están dando pasos en la curva de conocimiento.

Las finanzas neuquinas

El cuadro de situación también impone dificultades en la economía provincial. Neuquén proyectó su presupuesto del 2020 a un valor de 57 dólares por cada barril (en Neuquén se producen unos 155.000 por día). De ese total, la provincia se queda con el 13% de cada barril. Se trata de las regalías petroleras fijadas por la ley de hidrocarburos, que ya habían caído un 15% a principios de año.

Ahora ese tramo de la recaudación se calculará en base a un petróleo más barato, lo que podría afectar el nivel de recaudación futura: el 35 por ciento de los recursos provinciales proviene de los hidrocarburos.

En esta nota

Comentarios