PDVSA

PDVSA inicia juicio por sanciones de Estados Unidos

La petrolera de Venezuela PDVSA alega que no es responsable de casi 150 millones de dólares en deudas contraídas con una unidad de Siemens Energy porque las sanciones impuestas por Washington le impidieron realizar los pagos.

Por Luc Cohen

NUEVA YORK (Reuters) - La petrolera estatal de Venezuela PDVSA presentará su caso en un juicio en Estados Unidos alegando que no es responsable de casi 150 millones de dólares en deudas contraídas con una unidad de Siemens Energy porque las sanciones impuestas por Washington le impidieron realizar los pagos.

En enero de 2017, PDVSA, con problemas de liquidez, emitió un pagaré al proveedor de equipos para yacimientos petrolíferos Dresser-Rand por unos 120 millones de dólares, más intereses.

PDVSA realizó los dos primeros pagos de alrededor de 4 millones de dólares, pero incumplió después de que en agosto de 2017 Washington emitiera sanciones que impiden el intercambio de la nueva deuda de la compañía.

En mayo de 2020, el Tribunal para el Distrito Sur de Nueva York dictó una sentencia de 149,5 millones de dólares a favor de Dresser-Rand.

PDVSA, en un juicio ante el juez Louis Stanton, presentará evidencia que, según la petrolera venezolana, muestra que los bancos, desconfiados por las sanciones, bloquearon los intentos de pago y quiere que el juez determine que ya no está obligada por la deuda.

"Las sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos a PDVSA (...) hicieron imposible u objetivamente impracticable que PDVSA hiciera los pagos requeridos", escribieron los abogados de la compañía en un escrito previo al juicio presentado el 29 de marzo.

El caso muestra cómo las sanciones a PDVSA, que según Washington están destinadas a presionar al presidente Nicolás Maduro para que restaure la democracia, han tenido consecuencias no deseadas. Las empresas a menudo se niegan por precaución a participar en operaciones con PDVSA, incluso en transacciones aprobadas por Estados Unidos.

Dresser-Rand intentará demostrar que una exención a las sanciones significaba que se habrían permitido los pagos de PDVSA y que la compañía ofreció opciones alternativas después de que una unidad de Citigroup Inc se negara a procesar los pagos, según muestra su informe previo al juicio.

PDVSA ha tratado de obligar a Dresser-Rand a entregar las comunicaciones con la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por su sigla en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que hace cumplir las sanciones, para tratar de demostrar que la exención no se aplicó.

En esta nota

Comentarios