Pacífico

Un tren hacia el Pacífico

Neuquén firmó un convenio con el Instituto Argentino de Ferrocarriles para realizar estudios de factibilidad. Es una puerta a mercados de Asia.

Uno de los anuncios más importantes con relación a infraestructura para el desarrollo de Vaca Muerta fue el Tren Norpatagónico para conectar Bahía Blanca con Añelo. Sin embargo, solo ha quedado en anuncio. La estrategia para su construcción cambió varias veces hasta que el gobierno de Mauricio Macri poco a poco fue abandonando la idea.

El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, llegó a decir en una visita a Neuquén que “si sigue el gobierno de Mauricio, esta obra se va a comenzar en la próxima gestión”.

Tras el fracaso de los sistemas de participación público-privada, el sistema ferroviario para apoyar el desarrollo a Vaca Muerta no terminó en el olvido para el gobierno neuquino. Un tramo del tren de Vaca Muerta es bioceánico, por lo que pensar con la mirada puesta en el Pacífico también es pensar en las vías para llevar carga a la formación shale.

El gobierno del Neuquén trabaja en la restauración de distintos sistemas ferroviarios que están sin utilizar, algo que beneficiará la actividad en Vaca Muerta.

El Instituto Argentino de Ferrocarriles firmó el acuerdo de cooperación para realizar estudios de factibilidad. La conexión es clave para toda la industria energética: los molinos de Vientos Neuquinos, el parque eólico más grande de la provincia, están en San Antonio Este a la espera de contar con autorización para su traslado por ruta.

Tanto para el petróleo como para los combustibles va a requerirse un sistema ferroviario al Pacífico, poniendo el foco en que China tendría un fuerte interés en esta región. Además de que hay insumos y equipamiento para la industria de los hidrocarburos que van a venir del Pacífico.

Es un tendido férreo que se complementa con los avances en la zona franca de Zapala, una alternativa a través de la cual el gobierno neuquino busca dinamizar la economía del centro de la provincia.

Al otro lado de los Andes

Un tren hacia Chile fue siempre un viejo proyecto neuquino, que incluso era parte de lo que promovía el ex gobernador Jorge Sobisch con su impulso al Trasandino.

Lo cierto es que la economía neuquina y la chilena estuvieron interrelacionadas desde hace décadas.

Sin dudas que el crecimiento del shale de Vaca Muerta plantea un nuevo escenario. Por un lado, un vía de ingreso de insumos adicional para el shale a través de puertos del Pacífico, para el caso de que las importaciones que requiere la industria logren mejores costos. Al mismo tiempo, el gas de Vaca Muerta tiene un mercado en Chile, que podría incrementarse en los próximos años.

También China está en el horizonte de esas colocaciones de gas. Y en Neuquén ya se comienza a hablar de un tendido férreo con ese horizonte.

“Estoy convencido de la potencialidad que tiene la región, desde el punto de vista del shale, para el petróleo y lo combustibles, se va a requerir un sistema ferroviario al Pacífico, pensando que China va a tener también un fuerte interés en esta región, y que en este momento también hay insumos y equipamiento que van a provenir del Pacífico”, observó José Brillo, el presidente de la Agencia para el Desarrollo y Promoción de Inversiones en el Neuquén.

En esta nota

Comentarios