OPEP +

La OPEP sigue con el freno de mano puesto

El cartel de países petroleros impulsa sostener los recortes y una política de fuertes presiones a las naciones díscolas que no cumplan con la baja de la cuota de producción de crudo.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) tuvo una fuerte reducción de sus exportaciones de petróleo en junio: fueron 1,84 millones de barriles por día (bpd) menos al comparar con los niveles de mayo.

Al mismo tiempo, el grupo de países trabaja para implementar un acuerdo de reducción de producción con Rusia y otros aliados, según las estimaciones de Kpler, que rastrea los envíos.

Las exportaciones de crudo de la OPEP promediaron 17,2 millones de bpd el mes pasado, dijo Kpler en un informe citado esta semana por la agencia de noticias Reuters.

Las ventas sauditas al exterior representaron casi la mitad de la caída mensual, con una baja de 979.000 bpd.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, un grupo conocido como OPEP +, acordaron reducir el bombeo en un récord de 9,7 millones de bpd desde el 1° de mayo para compensar el desplome de los precios y la demanda por la crisis del coronavirus.

Una encuesta de Reuters realizada esta semana mostró que la producción de la OPEP cayó en 1,92 millones de bpd en junio.

Se trata de la respuesta a la que arribó el cartel de países productores, luego de la crisis de marzo que marcó el punto inicial para una precipitación del crudo sin comparaciones en la historia.

Arabia Saudita y Rusia había entablado una puja por cuotas de mercado para su crudo, que había tomado la forma de mayor petróleo disponible, luego de la postura del país de Medio Oriente para presionar a Rusia. Esto tuvo como correlato casi inmediato una caída del precio internacional, que afectó principalmente a otra gran potencia productora, Estados Unidos.

Los campos shale de la potencia norteamericana entraron en crisis y esto motivó la presión del presidente Donald Trump para un acuerdo que implicara recorte de la producción mundial. De este modo buscó una recuperación del precio.

Este escenario se dio de lleno con la llegada de la pandemia del nuevo coronavirus, que impactó en una menor demanda petrolera como consecuencia de la caída del consumo y la actividad industrial. Es el mapa que puede verse en buena parte del mundo.

Pero el freno en la producción llegaron después para tratar de encontrar un precio de equilibrio luego de bajas que llevaron a valores negativos el precio del barril (no había lugar donde almacenarlo en todo el mundo).

Sin embargo, los recortes tienen algunos actores díscolos. Países como Angola están resistiendo la presión del líder de la OPEP, Arabia Saudita, de un baja más pronunciado de la producción de petróleo para cumplir plenamente con los límites récord de suministro.

Arabia Saudita ha estado presionando también a Irak, Kazajistán y Nigeria para mejorar el cumplimiento de los recortes y compensar la sobreproducción de mayo en julio-septiembre.

En esta nota

Comentarios