Naftas

Los casos de COVID-19 estancan la recuperación en las naftas

El consumo de combustibles se frenó en julio, incluso con situaciones de retroceso como en la provincia de Neuquén.

Caída, recuperación y estancamiento. Así describe CECHA (Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines) la situación del consumo de naftas y gasoil desde febrero, el último mes previo al contexto de la pandemia del COVID-19. Comparado con la velocidad de recuperación que se había visto en junio, en julio hubo un corte del alza con la que se preveía una recuperación de las ventas.

Al comparar junio contra julio, la caída es del 0,5% a nivel nacional, de acuerdo a los datos analizados por Economic Trends a pedido de CECHA. Sin embargo, el fuerte estuvo en el negativo de 1,3% del gasoil ya que en naftas hubo una leve recuperación del 0,8%. Aumentó nuevamente el consumo de productos más baratos en los surtidores, como el gasoil grado 2 y la nafta súper.

"Si bien decíamos que para octubre íbamos a tener estabilizadas las ventas, creo que este horizonte se está posponiendo para mucho después. Se estancó la recuperación. Para muchas pymes, es trabajar a pérdida", apuntó Gabriel Bornoroni, presidente de CECHA. "No tenemos una baja en la curva de infectados y cuando se restringe la circulación, hay una baja abrupta de las ventas. Se destaca el cumplimiento de los ciudadanos, pero impacta en el expendio de los combustibles", indicó.

En la provincia de Neuquén hubo caída en los dos indicadores: el gasoil un 9% abajo y las naftas un 11,1% en julio con respecto a junio. El volumen de ventas en junio es el 34,3% de lo que se consumía en febrero. Esto revela el impacto en los surtidores de las medidas de circulación por la transmisión comunitaria del virus y el incremento de casos que obliga a la población a tomar más precauciones. Apenas nueve provincias recuperaron en junio más del 50% de las ventas alcanzadas en febrero.

CECHA - Pandemia y Combustibles _ Recuperado vs Perdido.png

"En agosto entró en vigencia la actualización de los precios que hicieron las petroleras, pero que no modifica sustancialmente la situación en las estaciones de servicio", señaló Bornoroni.

El sector llevaba dos años de caída en las ventas de naftas y el gasoil, por lo que la pandemia le dio un puntazo final. Tras el desplome estrepitoso en abril y mayo, en Cecha creían un repunte en "V" que ahora es pospuesto por los datos de estancamiento recientemente conocidos. Algunos análisis llevan a considerar un "Efecto W" en la curva de consumo.

LEÉ MÁS

Se levanta el paro en Vaca Muerta tras reabrirse el diálogo

"El balance de YPF dio cuenta de que los precios estaban atrasados"

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar