Naftas

Naftas: el mercado todavía está al 70% de lo normal

El impacto de la pandemia. Según los datos de la Secretaría de Energía de la Nación, ese es el promedio de las ventas de naftas de agosto a nivel nacional.

Pese a ser considerado un sector esencial, el de las estaciones de servicio sufrió todo el impacto de la pandemia del COVID-19 y los vaivenes del aislamiento social. Lejano pareciera el mes de abril, cuando las ventas de nafta se desplomaron en un promedio cercano al 80% a nivel nacional. En los últimos meses puede observarse una reactivación, que se refleja también en el mayor movimiento en los yacimientos.

El mercado de las naftas está al 70% de lo que se vendía en el contexto previo a la pandemia del COVID-19, según los datos de la Secretaría de Energía de la Nación, y a los que accedió +e, que describen por empresa hasta el mes de agosto.

YPF tiene el 53,3% -redujo su participación en 3 puntos porcentuales- del mercado total de venta de combustibles y en agosto tuvo una caída interanual en sus ventas del 34%.

Los surtidores de la empresa de bandera, y que está verticalmente integrada -es decir, produce petróleo, lo refina y lo comercializa en distintos subproductos, entre ellos los combustibles-, expendieron 2,2 millones de metros cúbicos de nafta súper y premium en los primeros ocho meses del año, siguiendo los datos oficiales.

Yendo a abril, el mes más castigado por la cuarentena que tenía por objetivo evitar la propagación del nuevo coronavirus, YPF apenas vendía 121 mil metros cúbicos de naftas, entre súper y premium. En agosto, el panorama mejoraba con 424.457 metros cúbicos.

Siguiendo los datos oficiales de la cartera que actualmente conduce Darío Martínez, el mercado vendía apenas 240.965 metros cúbicos de naftas en abril en todo el país, mientras que en agosto llegó a 510.713 metros cúbicos.

El impactante descenso está relacionado con la menor movilidad de vehículos y personas en aquellos primeros meses de cuarentena estricta bajo la modalidad conocida como aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO).

Un sector en crisis

Más allá de las medidas de congelamiento de precios por la pandemia, el gobierno nacional autorizó aumentos en las naftas que acumulan un 11,5% en los últimos tres meses.

Axion, la refinadora y red de estaciones que pertenece a Pan American Energy Group, tiene el 15,3% del mercado y en agosto registró una caída del 28,8% en sus ventas al compararlo con el mismo mes del año anterior. Fueron en total unos 650 mil metros cúbicos vendidos entre los meses de enero y agosto de este año para el olvido.

Shell, a través de la empresa Raízen, tiene el 21% del market share y registró una caída en las ventas del 27,2% en agosto, llegando a vender 886 mil metros cúbicos.

Petrobras es la otra jugadora importante con el 5,9% del mercado, vendiendo en el octavo mes del año 250 mil metros cúbicos aproximadamente de naftas hasta el mes de agosto.

De acuerdo con los datos de CECHA (Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines), los consumidores se volcaron a los combustibles del tipo súper pese a que en los meses anteriores había un crecimiento del despacho de naftas de mejor calidad.

Los estacioneros todavía sufren el coletazo de todos estos meses de pandemia y las distintas fases de aislamiento y limitaciones a la circulación. Algunos analistas consideran que desde julio hubo una desaceleración de las ventas.

En CECHA, por ejemplo, se preguntan si estos volúmenes no son parte de la “nueva normalidad” de los combustibles y que solamente quedaría esperar un amesetamiento para los próximos meses.

Los combustibles frente al COVID-19

Trabajando a pérdida. Gabriel Bornoroni, presidente de CECHA, informó que en la actualidad el 67,6% de las estaciones de servicio del país registró en el último mes volúmenes de ventas de combustibles líquidos por debajo de ese punto. Es decir, tres de cada cinco están operando a pérdida. “Hoy estamos yendo a pérdida y no tenemos suficiente espalda como para bancar mucho más”, afirmó.

Los estacioneros neuquinos. Carlos Pinto, presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Neuquén y Río Negro, explicó que si bien hay más rubros habilitados, la economía está afectada por la pandemia. “Depende mucho del lugar donde está la estación de servicio, pero estamos un 40% por debajo todavía de las ventas normales”, indicó. Es decir, en el valle las estaciones estarían al 60% de lo normal. “La verdad es que se nos avecina una época muy difícil”, añadió.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar